QUIERO LA CABEZA DE ALFREDO GARCÍA



Otra de las obras maestras incuestionables (y no de las más conocidas) de Sam Peckinpah, Quiero la cabeza de Alfredo García (Bring me the Head of Alfredo García, 1974)) es una road movie sórdida y decadente, pero al mismo tiempo poética y crepuscular, que para mí figura entre lo mejor del cine norteamericano de acción del pasado siglo.

Warren Oates interpreta el papel de su vida, un pianista de cantina alcohólico y perdedor llamado Benni, que se ve envuelto en una sanguinaria persecución por los caminos profundos de México.

Hay de por medio un embarazo no deseado (el de la hija de un mafioso terrateniente), una cabeza cortada (la del padre de la criatura, Alfredo García) y una recompensa por ella de un millón de dólares.

El drama se desata con la muerte de Elita, la novia de Benni, que conduce a una salvaje espiral de violencia y a una masacre final de proporciones épicas.

Una película, como casi todas las de Peckinpah, desencantada y feroz, pero honestamente humana.

Brindo por Sam, por Elita, y por ella.


Vicente Muñoz Álvarez,
de Películas para llevarse al Infierno
(LcLibros, 2018)



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.