El amor es sencillo a veces

 



Algo tan sencillo como ponerse de puntillas para alcanzar una manzana,

mirar el patio de una casa por encima de un muero, 

dar un beso, hacer menos

ruido

al caminar.


El amor es preguntar

¿vienes conmigo hasta la boya amarilla?

apuntar con un dedo al horizonte

y no tener que nadar en soledad nunca más.

El amor es no querer que te quemes,

quitarte polen de gramínea del pelo,

preguntar

con suavidad

si tienes frío.

 

El amor puede ser estar mucho rato bajo el sol con los ojos cerrados

y ser tan feliz que consigues no pensar en la muerte.

 

El amor puede ser también

oír una bicicleta que frena delante de tu puerta. 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.