Del verso y lo adverso

Llegó el día

Todo estaba al alcance en aquel tiempo.Los grandes bombarderos se cargabande aquel genial invento de los hombres;la palabra amarrada a la columna.Y cuando los motores estridentesrugían sobre plazas y colegios–sus miasmas lamiéndole los ojosa los mismos que el ruido ensordecía–,era fácil dejar la rebeliónen manos de otro día, otro momento.Sobre ...

Read More »

Presentación de ‘La Fiera’

La FieraY hoy escribo una columna sobre un libro de poemas. ¿Qué función puede cumplir la poesía en las páginas de un diario generalista? Tal vez ninguna. Los antiguos dioses, jóvenes como promesa fetal, esperan agazapados su momento; pero su momento, me hago cargo, no es esta columna. Esto sólo es un capricho mío, y una prueba de gratitud le...

Read More »

Cubierto

Ordenando sin asco las cucharasde un restaurante caro recordélas olas y a mi madre. Había varios tipos de cucharas–postre, con leche y solo– y no era raroque apareciera un huérfano;un pobre desterrado de quién sabequé franquicia, qué bar, qué casa sola. Estas piezas bastardas acababantodas juntasen un tupperware blancosin tapa –y e...

Read More »

Arte

The disease had sharpened my sensesEdgar Allan PoeLa doctora dibuja un corazónque no tiene forma de corazón. Un corazón enfermo, un vienésque baila mal el vals; la bomba atómicadel hombre que hay sentado a mi derecha. Y juntos contemplamos al culpable.Y juntos contemplamos a la víctima. Su representación (esto no es…).La doctora dibuja un cor...

Read More »

¿Cómo se dice esto que no perdura?

            Roberto Bolaño: ¿Cómo se dice esto que no perdura? Cristián Warnken: ¿Lo efímero?Entrevista. 1999.Esto que abrasay languideceun momento después de haber colgado,cómo se dice el rato que vivimosantes de la noticia de la muerte,todo lo que ocurrió entre los silencios...

Read More »

‘El poema más peligroso del mundo’ de Arwel Cadwgan

El poema más peligroso del mundoEstoy ileso y sentado en una casa grande. Alguien ha entrado a la fuerza. Más de uno. Quizá más de dos. Ellosno saben que yo estoy en la casa. Quizáno les importe. Por ahora están en la planta bajadestruyendo cosas, guardándose otras, gritandoórdenes con palabras que no entiendo. No es dinero lo ...

Read More »

‘Donde la acera acaba’ de Shel Silverstein

Hay un lugar, un sito, donde la acera acaba,donde la calle aún no ha comenzado;allí la hierba crece blanca y blanday allí el sol carmesí brilla y calientay allí la luna alada reposa de su vueloy se baña en la brisa mentolada. Larguémonos de aquí, donde el humo es tan negroy las lúgubres calles nos constriñen.Lejos de las cantera...

Read More »