avenida de mayo, tal vez


Un ramito de lirios entre las manos. Como si la blancura de las flores pudiera aclarar el smog de la ciudad. Gente que va y viene apurada a ninguna parte. Los detalles de las cúpulas y algunos edificios que nadie parece prestar atención. Pocos árboles que aún resisten en medio de tanto cemento. En ése caos habitual, Subterránea se pierde entre la realidad obscena y el delirio de sus alucinaciones constantes.


+

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*