Hay que estar fuerte

Hombres en la montaña

«Hay que estar fuerte»,
dijo el camarero con la mirada perdida
—una gaviota nos observaba expectante—.
«Sí», dije, pero ya era tarde.
«Hay que estar fuerte», repitió,
«como los hombres de la montaña». 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>