Descartemos el revolver

Mi primer Wimbledon

En Baiona conocí a un señor –pariente de un pariente de un pariente– que nunca salía de casa. Yo lo veía dos semanas al año, en julio, cuando iba de vacaciones con mis padres. Había sido marinero, y después de... Leer más ›

Read More »

Puto paraguas

La gente no cambia. Es como es. Pero eso no significa que no cambie. La gente cambia. No es como resultaba. Llega un día en tu vida de mierda, para que te hagas una idea del cambio, que de pronto... Leer más ›

Read More »

El telescopio de Nabokov

Vladimir Nabokov (1899-1977) fue bilingüe en ruso e inglés desde la primera infancia, y los cinco años aprendió francés. De adolescente, las notas que tomaba sobre las mariposas que coleccionaba eran en inglés, con diversos términos sacados de The Entomologist,... Leer más ›

Read More »

Déjalo para mañana

Algunos días la vida te paraliza y no puedes hacer nada para evitarlo, solo contemplarla desde un estrecho placer. En esos momentos todo avanza menos tú y las cosas que conforman tu mundo íntimo. Seguramente te gustaría hacer algo al... Leer más ›

Read More »

La música tenía un nombre

Ennio Morricone cuenta que estaba en su casa, a finales de 1963, cuando una mañana sonó el teléfono. «Buenos días, me llamo Sergio Leone…», se presentó un señor que se definió como director de cine. Quería saber si podría pasarse... Leer más ›

Read More »

Montones de cocaína

David Carr se desplomó en mitad de la redacción de The New York Times hace dos años, a las nueve de la noche. Murió cuando la ambulancia llegó al hospital Roosevelt. Tenía 58 años. Había superado el alcoholismo y su... Leer más ›

Read More »

Historia de una tuba

Algunas mañanas coincido tomando café con el dueño de una administración de loterías que hay cerca de mi casa. Tose con enorme énfasis, como si quisiese empujar las nubes, traza dibujos imaginarios con las manos al hablar, y aunque hace... Leer más ›

Read More »

Amor por las lavanderías

Siempre he tenido lavadora y tendal. Es una casualidad –y una desventura– que me persigue, y la única razón de que no frecuente las lavanderías. Son pese a ello uno de mis lugares preferidos, en los que siempre ocurre algo... Leer más ›

Read More »

Poetas o novelistas, ¿quién manda?

La prosa avanza sin consideración, casi a ciegas, y a veces alcanza a la poesía con su peso, aplastándola. Muchos novelistas, sin embargo, ambicionaron antes ser poetas, y quizá reinar en el mundo de ese modo que solo un poeta... Leer más ›

Read More »

Decir bla bla bla

Ya ocurren pocas cosas importantes lejos de un teléfono. Aquellas que carecen de interés, banales, también transcurren muy cerca de uno, como cuando a las dos de la mañana te escribe una amiga para decirte «Hola, qué haces; yo nada».... Leer más ›

Read More »