Días: 15, 16 y 17



Diario cuarenténico

Días: 15, 16 y 17

Hola Dicu. Siento haberte fallado, pero no me agradan las obligaciones. Esto no quiere decir que descuide lo que tengo que hacer, muy al contrario, soy tan estricta y perfeccionista que no me perdono los errores que cometo y siempre doy el 100% en cualquier tarea que tenga entre manos. Me salga bien o mal. Me guste o no. A decir verdad, me fastidia tener un diario; nunca lo tuve hasta ahora. Quizá estar 37 años viviendo en una ambiente rígido y mojigato, hicieron que, cuando comencé a volar, irrumpiera mi verdadera naturaleza: desinteresada y pacífica. Para mí, lo más importante en la vida, después de la salud, claro, es la libertad. Libertad para elegir en todas y cada una de mis facetas. Motivo por el cual solo escribo cuando me apetece y lo que me apetece.

El viernes me pasó algo muy curioso en Mercadona: había de todo. Y si digo de todo es hasta papel higiénico a tutiplén. Entré en casa cantado a grito pelado: «Ya tenemos papel del culo y rollos de cocina y servilletas». J rio a mandíbula suelta. La verdad es que no me lo podía creer. Seguramente, los trogloditas arrasadores, tienen las casas hasta los topes y, ahora, están atrincherados hasta la próxima desbandada. Fue lo más notorio del día. El informativo… ¿para qué?

Ayer sábado me marqué una clase strong de Zumba por la mañana. Me chifla pegar puñetazos –maticemos, al aire—. Aunque, si te digo la verdad, con los tiempos que corren, si tuviera delante a algunos elementos o elementas, la emprendería con ellos a hostia limpia. A posteriori, me daría con el silicio: mea culpa y todo eso… Pues no tendría la culpa. Digo yo que nos cuentan demasiadas mentiras. Por ejemplo, las mascarillas no sirven para los sanos incluso pueden ser perjudiciales, eso nos dicen. ¿Entonces porque los trabajadores que siguen en el curro, llevan? Si fuera cierto, no deberían llevarlas, claro es por precaución por si lo tienen y no lo saben, o para no contagiarse si están con un cliente que lleva el bicho sin saberlo. Pues, por ende, a los confinados nos sucede lo mismo cada vez que, por extrema necesidad, necesitamos salir –aunque sea para sacar la basura—, deberíamos llevarla. ¿O no? Pienso que como no hay, algo nos tienen que decir para que nos conformemos. Tontos no somos. Sucede lo mismo con muchas reglas impuestas si las escudriñas. Para hacer una cosa, seguramente tienes que saltarte otra y viceversa.

No me agrada ni un pelo cocinar, ya lo sabes, pero hacer chocolate a la taza, me pirra. Pues me he puesto manos a la obra y estamos merendando un chocolate riquísimo. Llevo un runrún en la cabeza que repica como el badajo de una campana sibilina; no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, me dice. ¿Quién sabe cómo estaremos o dónde? Pues… ¡hala! Adelante.

Puse una pelí de ciencia ficción en la que salía Alexander Skarsgård –qué portento de hombre, ¡Dios! —. Un film de 2015 que todavía no había visto. Por casi me da un pasmo cuando veo que toda la población de una ciudad sale por patas o toque de cornetas y, de repente, varias señales intermitentes con la palabra: CUARENTENA. Les hacen retroceder. ¿Te suena? Otro día negro en el informativo. Cifras elevadas de difuntos y contagiados. Incluso alguna cuidadora fallecida junto a los ancianos de una de tantas residencias olvidadas en el territorio de Don Quijote de la Mancha. ¿Qué diría el hidalgo caballero, acostumbrado a penurias, si nos viera?

Domingo. Es domingo y me da igual, como a todos. Nos da lo mismo que sea lunes o sábado. Por cierto, no me lo habías dicho y me he equivocado de fechas, pero paso de rectificarlas. Me explico, si hoy, día 29 de marzo, es la diecisieteava jornada de confinamiento –el estado de alarma se hizo público el viernes 13 y se materializó el sábado 14—, llevamos 17 de cuarentena, y no quince como yo creía. La mente hace H2Os. Tenemos que mantenernos alerta y mirar los calendarios para no olvidar el día en el que estamos. Lo mismo que los presos.

Voy a poner una cosita en las redes y vuelvo. Ya. He homenajeado a ese hombre llamado Amancio Ortega que ha regalado tantos equipos médicos y EPIs fundamentales en esta guerra y, además, a muchos, nos viste –el viernes fue su cumple—. Un sonido fuerte me sorprende. Me asomo a la ventana y escucho música a toda pastilla; creo que son los falleros con altavoces y una especie de discomóvil de repertorio ochentero, pero no logro verlo –una iniciativa maravillosa—. Los agujeros del gruyere enorme que forma la manzana de casa, se llenan de personajes y personajillos como yo, algunos bailan, otros sonríen.

Y, ahora, toca peluquería… Me trajo el mejunje el bendito Amazon. Ya sé cómo ponerme el pringue: me lo ha charrado un vídeo de YouTube. Paso al baño peluqueril y, como soy muy brutota, acabo por masajearme el tinte con las manos. Media hora embadurnada y lavado de cabeza. Las canas han desaparecido: vuelvo a ser una rubia con fundamento. ¡Ha quedado genial!

Con eso del horario de verano, son más de las 18:00 h y hay un sol resplandeciente la mar de bonito. Primavera hermosa y cargada de horror. J me dice que Valencia está repleta de contagiados. Creo que muchos paisanos se han hecho el test rápido y han dado positivo. Aún no he leído la noticia. Voy a ver… Y, aunque me duela el alma, volveré a merendar chocolate porque hice para dos días.

Acabo de leer las ultimas noticias sobre el coronavirus y son aterradoras: Casi 79.000 contagios y más de 6.500 muertes por Covid-19 en España. Adiós. Se me fue el azúcar del cuerpo y las ganas de intentar seguir con un poquito de chachachá. Algún día, tal vez, regresaré.

@Anna Genovés
Domingo 29 de marzo de 2020

#coronavirus #CoronavirusEsp #vencercoronavirus #guerraalcoronavirus #terceraedad
#personalsanitario   #fuerzasdelorden   #kioskos #farmacias #estancos #confinados
#operariosdelimpieza   #supermercados #yomequedoencasa #estadodealarma



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.