¿De qué color es Alaska?






Al cruzar la frontera (cualquiera, incluso la de la realidad) llevaba conmigo huesos de animales que se habían extinguido. ¿Te has dado cuenta que en las películas de ciencia ficción los animales no existen? Solo queda el hombre y un planeta destruido. Algunas ventajas hay: no más piojos ni parásitos intestinales. También llevaba algunos diccionarios de los que se habían expurgado ciertas palabras debido a la dificultad de las maestras para pronunciarlas frente a tus alumnos. Algunos prejuicios hay: los nuevos sacerdotes siempre dudan cuando escriben bautismo en sus recibos de honorarios.  No tuve problemas en la aduana, las dificultades comenzaron cuando el taxista quiso saber quién era yo. No entendía mi nombre.


Para leer el texto completo: Nagara.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.