las puertas de la percepción



diálogo I


Quisiera saber qué se esconde detrás de esta puerta vieja. - dijo Gala.
¿Y por qué no, creer que guarda secretos maravillosos, como un ramo de geranios recién cortados, o un gato que descansa sobre un almohadón rojo o el aroma a incienso de unos sahumerios encendidos? ¿Por qué no imaginar que alguien, una anciana tal vez, vive allí a resguardo de la realidad, feliz con sus recuerdos y que, la puerta cerrada le impide que pierda sus instantes de magia? 











diálogo II


¿Detrás de esta puerta que imaginas? ¿La vida de otro anciano que guarda recuerdos de juventud? - preguntó Gala.
No. Acá no veo ningún tipo de nostalgia. Detrás de esta puerta cerrada imagino otras cosas. Por ejemplo, los destellos de un pasado de burdel plagado de copas y chicas de boquitas rojas que sonríen a señores acomodados que se acercan a ellas sólo con el fin de pasar un rato, mientras sus señoras de clase alta hacen presencia en algún acto de beneficencia. La búsqueda de un instante fugaz de amor a cambio de unos cuantos billetes. - respondió Gabriel.
-          Sí que es amplia tu imaginación. - Gala se echó a reír.






* de "Vincent"





+




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.