Facebook Twitter Gplus YouTube RSS
magnify
Home Entradas anteriores Elige tu propia aventura
formats

Elige tu propia aventura

Ha muerto R.A. Montgomery, autor y editor de los populares libros Elige tu propia aventura, donde tú eras el protagonista de la historia que leías y tomabas decisiones pasando a una página u otra. Más de 180 títulos publicados en más de 40 idiomas… y más de 250 millones de ejemplares vendidos desde finales de los setenta hasta principios de los noventa. No es moco de pavo. Y menos para quienes los leímos y conservamos como oro en paño. A ellos… y sus primos.

Porque del simple hecho de tomar una decisión pasando a una página u otra, se evolucionó a incluir mecánicas más sofisticadas derivadas de los juegos de rol, como construir un personaje con distintas habilidades y lanzar dados para resolver peleas o dilemas. Que no tenías dados, no pasaba nada: en la parte inferior de cada página había unos impresos, así que bastaba elegir una al azar… y ya tenías el resultado de tu tirada. Aunque, ¿quién no hacía trampas?

Después de Timun Mas, que fue la pionera en España, llegaron Altea y sus LIBRO – JUEGOS en diversas colecciones: Brujos y Guerreros, Lucha Ficción, Lobo Solitario, La búsqueda del Grial…

Mapas, ilustraciones…

El que no se divertía era porque no quería.

Otras editoriales se subieron al carro.

Más títulos, más historias…

Y nosotros tan contentos.

Y sí, también teníamos videojuegos, aunque fueran del Spectrum.

Y sí, también veíamos películas, aunque fuera en VHS o Betamax.

Y sí, también nos daba tiempo a bajar a la calle y hacer el cabra con los colegas.

Aquellos libros… Joder, fue un boom. ¿Cómo no iba a serlo si cada libro costaba 175 pesetas? Pero como ya estamos cansados de recordar aquellos tiempos, de clamar a los cuatro vientos lo mucho que nos divertíamos… no como los chavales de ahora, y bla, bla, bla, la pregunta, o reflexión, es otra:

¿Por qué se acabaron?

Casi 25 años después no parece que vaya a encontrar la respuesta, pero sí la continuación de la historia: la 20th Century Fox se ha hecho con los derechos cinematográficos de estos libros. Y, aunque llegados a este momento en la vida en que se plantean otros absurdos de película, como adaptar el Monopoly a la gran pantalla (cualquier día nos sorprenden con Wisper XL o Abdominazer, the Movie), cada vez espero menos del cine y sus estúpidas adaptaciones, sí que me quedo con algo que me consuela:

Que estos libros vuelvan a editarse.

Aunque sea con la excusa de una película de mierda.

Producida por Nicole Kidman.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *