Facebook Twitter Gplus YouTube RSS
magnify
Home Entradas anteriores Coincidencias históricas… y artísticas.
formats

Coincidencias históricas… y artísticas.

Tras los atentados del 11-S, el gobierno norteamericano creó una comisión con el fin de elaborar un Fondo de Compensación para indemnizar a las familias de las víctimas. El encargado de idear la “fórmula mágica” que determinaría “quién cobra tanto y por qué” sería el abogado Ken Feinberg (Michael Keaton). Y los conflictos no tardaron en aparecer porque, mientras las familias más humildes estaban satisfechas por recibir 200.000$ por la muerte de un ser querido, aquellos cuyos familiares ocupaban los despachos con mejores vistas del World Trade Center y facturaban miles de dólares al año, consideraban injusta semejante cifra. A saber: aquellos que ganaban más dinero debían ser compensados con una cantidad aún mayor. Y así surgió la figura de Charles Wolf (Stanley Tucci), para defender a los más desfavorecidos y evitar que dicho Fondo de Compensación se convirtiese en un circo de números. A fin de cuentas, y como reza el tag line de WORTH (2021), la película que trata el asunto, “¿cuánto vale una vida?”. O lo que es lo mismo: “¿vale más una vida que otra?”. Curiosamente, el despacho de Feinberg se ocuparía de los Fondos de Compensación de otro caso espinoso que ese mismo y trágico año, 2001, sacó a la luz el Boston Globe: el escándalo de pederastia en la Iglesia Católica de Boston que acabó destapando casos similares en todos los rincones del mundo y cuya historia narra SPOTLIGHT (2015). Y aquí Michael Keaton interpreta a Walter Robbinson, periodista que lideró dicha investigación periodística, y Stanley Tucci a Mitchell Garabedian, abogado de las víctimas de dichos abusos. DOS CASOS REALES conectados histórica y artísticamente… aunque no con los mismos resultados: SPOTLIGHT obtuvo 6 nominaciones al Oscar (se llevó 2, mejor película y guión original) y, aunque aún haya que esperar, es más que dudable que WORTH se lleve alguno. En cualquier caso ambas películas son un vehículo idóneo para zambullirse en la más escandalosa y reciente historia yanqui, disfrutar de grandes interpretaciones y reflexionar sobre asuntos que están a la orden del día: la brecha salarial y de oportunidades en función de casta y clase social… y los abusos de poder de un estamento tan pasado de moda y necesitado de renovación como es el eclesiástico.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

2 de respuestas

  1. DIEGO RIOS

    La verdad es que no creo que todas las vidas valgan lo mismo…o por lo menos así lo apreciamos todos los días. Nos emocionamos y horrorizamos con cualquier incidente que nos pilla cerca pero sin duda no lo vemos igual si es a muchos kms de distancia…

    No sentimos lo mismo si es uno niño, bebé la victima de un accidente que si es un octogenario…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.