Home Otras entradas Han dicho…
formats

Han dicho…

Está tan complicado el mundo de los libros que, hoy en día, el escritor no sólo debe aplicarse en escribir lo mejor que sepa y pueda un libro interesante, entretenido y honesto para con los lectores, si no que también tiene que hacer de representante de sí mismo, de enlace con los medios de comunicación -aunque la mayoría no quieren enlazarse y le ignoren- y de comercial, actividad ésta última que implica: marear con el libro a las amistades para que éstas, a su vez, mareen a las suyas y así, en una utópica y feliz bola de nieve, agotar edición tras edición y convertirse en el milagro de eso que ahora llaman “fenómeno editorial”; supone también pedirlo en distintas librerías, para que ellas, movidas por la esperanza de una venta, lo encarguen a la distribuidora y, ya que estamos en una librería, para aprovechar el viaje, buscarle una mejor ubicación al libro, sacarlo de la oscuridad de estantería donde pena olvidado y adentrarlo en la tierra prometida de la “mesa de novedades”. Así que en éstas me veo, arremangado y sin anillos, aunque no tengo miedo de que se me caigan, haciendo un llamamiento a la población para que no se queden sin Berlín Vintage.

Estamos ya muy cerca de la Navidad y me siento pena por todos aquellos hogares que las tengan que pasar sin tener junto a la chimenea un ejemplar de Berlín Vintage -arde bien, por cierto-, así que, no os voy a pedir que me creáis a mí -sería un gesto de arrogancia por mi parte- sólo que leáis algunas de las opiniones y juicios que sobre Berlín Vintage han realizado: el escritor, el filósofo, el historiador del arte, el crítico literario, el periodista y la lectora.

Y si con esto no os convenzo, tal vez debería ir pensando en dedicarme a otra cosa.

Salud

 

De BERLÍN VINTAGE han dicho:

El escritor:

La maravilla de esta novela está en su engañosa sustancia, en el humor que destila y en su profundidad real, en su apariencia de ligereza y en las continuas minas de pensamiento, algo así como filosóficas trampas lingüísticas que explotan al paso de nuestros ojos por las palabras y que iluminan el escenario de la novela a la vez que producen en nuestro ánimo continuas conmociones y sorpresas. Estamos ante un narrador formidable, un cazador furtivo en los bosques de la filosofía como todos los grandes narradores y poetas de la historia.

Julio Llamazares

El filósofo:

Este seguramente es  el ideal de toda obra de arte: alcanzar la conformación de un paradigma, de un modelo, de una nueva realidad ontológica. En este sentido, decimos que la novela de Óscar Prieto alcanza la construcción de un paradigma o modelo, de una figura, y esta es, creo, la razón por la que la obra adquiere un valor gnoseológico preciso. La novela ofrece la construcción minuciosa, de un personaje, Aldous, recreación de la figura del individuo flotante. El autor ha construido con gran acierto muchos de los elementos que prefiguran ese fracaso de la idea de persona que trata inútilmente de construir la Unión Europea, y manifiesta, a nuestro juicio, el propio fracaso de esta Unión.

Pablo Huerga Melcón

El historiador del Arte:

Berlín Vintage es algo así como una obra total, redonda en sus contenidos, en sus matices y también en la sugerencia de sus recorridos. Es una obra en movimiento, en armónico movimiento diría yo, ágil pero profunda, cargada de referencias que es necesario degustar y que no buscan un consumo rápido, porque encierran mucho más que una mera secuencia de acontecimientos con su correspondiente dosis de curiosidad y de intriga, sin perder de vista la poesía.

Además las descripciones –de las pinturas de Caravaggio- son perfectamente visuales, delicadas y pictóricas, pero tangibles y corpóreas al mismo tiempo, también en el recorrido que se hace a través de las pinturas de Caravaggio. Se perciben en el texto algo más que las pinceladas de una biografía del artista, por otra parte con datos veraces, con fuentes rigurosas que contribuyen a proporcionar todavía más solidez al argumento. Hay una reflexión constante sobre la pintura y sus circunstancias, sobre el autor y su trágica peripecia vital, sobre su contexto de origen y su exhibición actual. Y hay una manera de imbricar creación y sentimiento, de transformar, de pensar al fin y al cabo, que te sumergen en una lectura productiva llena de satisfacciones. Ovillos diferentes, tramas que se abren, profecías y vaticinios bajo el signo benéfico de Proteo el que cambia de forma, el primigenio.

Manuel Arias (Subdirector del Museo Nacional de Escultura)

El crítico literario:

El viaje es el conocimiento de uno mismo y por tanto la formación de nuestra mirada sobre el mundo y sobre aquello que perseguimos conocer acerca de nosotros. Sin esperanza y sin miedo. Igual que el lema de la espada de Caravaggio, víctima de un crimen. Lo mismo que ha de ser la mirada del flaneur. Porque este libro es también un manual que educa la mirada anónima del que lee la ciudad y las vidas de los otros, sin prisas, apreciando detalles, vampirizando, escuchando el sonido de una piedra sobre otra, aprehendiendo el olor de la plancha, buscando el rostro de un amor que pueda sin temor alimentar de nieve. La respuesta a esa pregunta que todos llevamos dentro y un día acabamos formulándonos.

Óscar M. Prieto construye con todo esto un edificio literario que se escapa a los géneros, que aunque al final concluya en un desenlace narrativo -que abrocha el secreto de un cuadro custodiado y su búsqueda- lo que realmente pretende es interrogarse sobre la estructura narrativa, acerca de  la identidad que mezcla al narrador con el autor. Esa luz que ilumine los claroscuros de la literatura.

Guillermo Busutil

El periodista:

Oscar M. Prieto no es cualquier novelista y en Berlín Vintage ha vuelto a demostrarlo. Su manera de mirar es tan panorámica que su trama se trenza en el tiempo y en el espacio y refleja todo el universo. El destino de sus personajes está  escrito en las estrellas; pero no en las de la astrología sino en las del cosmos y sus leyes sinuosas que estudian los astrofísicos. Brillante y sorprendente, Berlín Vintage  se adscribe a todos los géneros para fundar uno nuevo: la novela total.

Gonzalo Ugidos

La lectora:

Berlín Vintage parece complicado y es sencillo, y parece sencillo pero es complicado. Te lesiona, pierdes la impermeabilidad y el mundo se convierte en un sitio en el que pasan cosas y tú las ves. Pon atención porque Berlín Vintage puede ser el libro de tu vida.

Reyes Muñoz

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

2 de respuestas

  1. marisela

    El narrador, Aldous, cuya pasión es la obra de Caravagio y los labios rojos de algunas mujeres, nos cuenta su propia odisea recorriendo la vida y obra del pintor. En este viaje por diferentes ciudades el autor va construyendo y describiendo al personaje, interaccionado con el lector creando puentes imaginarios con dos sentidos que se cruzan entre ambos.
    Como Ulises tiene un objetivo que se va prolongando en el viaje porque no hay una Penélope que espere su regreso. Es una búsqueda del ser humano por conocerse, por alcanzar ese sueño, con libertad para elegir y en constante movimiento, mientras espera aquello que tiene que ocurrir.
    Contado con una prosa ágil, un lenguaje cuidado, donde las anécdotas cotidianas se mezclan con alusiones a personajes literarios y la presencia constante de la mitología clásica.
    No te deja indiferente y te invita a seguir explorando esos temas y reflexiones que magistralmente intercala con la acción narrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *