Home Otras entradas DE MEMORIA Y JAPONESES (I)
formats

DE MEMORIA Y JAPONESES (I)

” Y… ¿quién me trajo aquí?

¿Quién me trajo aquí?

¿A quién le dije yo que me trajera”

No recuerdo nada… ¿Hay alguno que recuerde?

¡Oh, memoria memoria!… siempre sin memoria.

Todos sin memoria”

Desconozco el dato de si en el The Tokyo Metropolitan Institute of Medical Science, RINSHOKEN, existe devoción por los poemas de León Felipe o no (aunque dicha institución coincide, en parte, en sus objetivos con los de la Poesía, ya que, en palabras de su propio director: “continuará sus esfuerzos con ganas de resolver el misterio de la vida”). Admito, como hipótesis de trabajo, que uno de sus investigadores, después de leer estos versos del León de Tábara, se animara a investigar sobre la memoria, sobre la mala memoria, el olvido y las posibles soluciones o antídotos.

De los japoneses sabemos que, aún en la copia, tienen su propio estilo y les gusta distinguirse de los occidentales. Lo normal en estos casos hubiera sido reunir a un grupo de ratones, preferentemente blancos, sin embargo, ellos, tan suyos, eligieron para el experimento un grupo de moscas de la fruta. Personalmente, no me ha sorprendido lo más mínimo.

El experimento consistió en lo siguiente:

Este grupo de moscas de la fruta seleccionadas, fue subdividido en dos. A todas ellas las sometieron a un mismo olor y a continuación a una descarga eléctrica. Luego a uno de los grupos lo alimentaron y al otro  lo dejaron in albis. A la mañana siguiente, las expusieron al olor al que seguían las descargas y a otro diferente e inocuo. Los resultados fueron así: El 70% de las moscas que pasaron hambre se decantaron por el olor nuevo. Las moscas alimentadas, con el estómago lleno, se mostraban indiferentes y eran incapaces de seleccionar el olor que no llevaba a la descarga eléctrica.

¿Qué conclusiones extrajeron los científicos japoneses de este experimento?  El hambre despierta una hormona que reduce el azúcar en el organismo, al reducirse los niveles de azúcar se activa una proteína en el cerebro y esta proteína mejora la memoria. Así de sencillo. Aunque, por cerrar el círculo vicioso, faltaría responder a la pregunta de si recordar provoca hambre y si los recuerdos nos sacian la añoranza, pero eso sería otra vez poesía.

Homero nos decía que “un estómago hambriento no consentirá que su dueño lo olvide” y, Miguel Hernández, que “el hambre es el primero de los conocimientos: tener hambre es la primera cosa que se aprende”. Miguel Hernández debía saber de lo que hablaba, ya que pena con pena y pena desayunaba. Mal alimentado, por lo tanto, memorioso.

Del hambre hemos oído que da más cornadas que una vaquilla toreada y que es la mejor de todas las salsas. Ahora también sabemos, que es mejor no comer antes de estudiar para un examen. Eso sí, nos advierten que si pasan más de 20 horas sin comer, el efecto es inverso y provoca una reducción de la memoria. Así que:

¡hambre la justa!

Salud

Oscar M. Prieto

Ps: “… Y sólo un cerco duro de sombras  y misterios

donde se estrellan los gritos, los lamentos

y todas las preguntas”

León Felipe

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

5 de respuestas

  1. Por si alguno se quisiera poner en contacto con este Instituto, por si quiere más datos, esta es su dirección de contacto.
    Salud

    contact us

    1-6, Kamikitazawa 2-chome,
    Setagaya-ku, Tokyo156-8506,
    Japan
    TEL +81-3-5316-3100
    FAX +81-3-5316-3150
    MAP→

    【Email】
    r-webmaster
    domain

  2. Si yo estuviera entre el grupo de japos estudiosos me hubiera planteado otra posible interpretación de los resultados: ¿podrá ser, quizá, que las moscas que olieron, sufrieron descarga y después comieron tuvieran el mismo recuerdo que las otras pero preferian hacerse las despistadas y sufrir de nuevo la descarga a cambio de volver a comer. Ya sabes, Oscar, “dame pan … y dime tonto…”

    Un abrazo!!!
    Hasta pronto,
    Casilda
    http://casildacasi.blogspot.com.es/

    • Claro Casilda Casi! Siempre he sospechado de la astucia de las moscas, sobre todo a la hora de la siesta. Esto que me dices me lo confirma. Tienes la dirección del Instituto en el mensaje anterior, yo que tú les escribiría….
      Salud

  3. Juan Jo

    Alguien dijo que si el escritor no es capaz de dejarse morir de hambre, debe cambiar de oficio.Y otro alguien también dijo que el año abundante en poesía, suele serlo de hambre. Por tanto, parece que el hambre alimenta las letras. En cuanto a la memoria, a veces es buena para olvidar.

  4. Querido Juan Jo,
    muy severo me parece quien dijo eso sobre el escritor y morirse de hambre…. Por cierto, recomiendo una gran novela de Knut Hamsun que se titula precisamente así: Hambre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *