magnify
Home Últimas entradas La culpa es de los profesores
formats

La culpa es de los profesores

“Les falta formación”.

“Les falta motivación”.

“Les faltan ganas”.

Podríamos hablar de las reformas supuestamente educativas que se han ido sumando, sin orden ni concierto, en los últimos años. De la inversión insuficiente -y peor aún, decreciente- en educación. De aulas masificadas y del aumento de horas lectivas. De la reducción salarial y del deterioro de las condiciones laborales de los docentes.

¿Y para qué? La culpa es de los profesores.

Podríamos hablar de los kilómetros que hace cada día la mayoría de los docentes de la escuela pública. De los que tienen que mudarse y hacer malabares con su sueldo para trabajar en su primer destino. De la inestabilidad de las plantillas en la mayoría de los claustros, donde resulta casi imposible hacer equipo. De la situación precaria de tantos interinos. De materias afines que no guardan afinidad alguna. De bajas sin cubrir. De profesores que comparten centros. De cómo la mayoría de las actividades en colegios e institutos funcionan, sin recompensa alguna, gracias al voluntarismo de unos cuantos.

Eso no importa. La culpa es de los profesores.

Podríamos hablar de la segregación en nuestras aulas. De cómo se han aplicado el bilingüismo o la excelencia. De que cada día hay más “grupos buenos” y “grupos malos” que solo sirven para acomplejar a sus alumnos. De los centros que se están convirtiendo en guetos. De aulas con más de veinte repetidores. De la escasa -insuficiente y rídicula- inversión en FP. De la desaparición de los refuerzos. De las pruebas externas. De currículos desfasados. De PISA. De lo poco valorados que se sienten muchos docentes. De la disciplina en el aula.

No digas tonterías. La culpa es de los profesores.

Podríamos hablar, sentarnos a hablar de una maldita vez, sobre cómo es la vida real en las aulas. Y abordar el problema juntos: docentes, hartos de no ser escuchados; familias, cansadas de sentirse invisibles; alumnos, a quienes se niega el protagonismo de su propia educación. Pero resulta mucho más cómodo buscar un enemigo único -a ser posible, siempre el mismo- y lanzar contra él los cuchillos habituales -por suerte, ya ni siquiera eso nos sorprende-: los docentes que no están preparados, que -por muchos cursos que hagan o métodos que prueben- no se reciclan, que no van a clase motivados (porque, como es obvio, en los demás trabajos todo el mundo acude feliz, sin un mal día y por amor al arte). Y los hay, por supuesto que hay profesores que no se implican y de quienes no me siento orgulloso, llevo años denunciándolo, pero junto a ellos están los que sí. Una gran mayoría de profesores -y lo escribe alguien que visita unos ciento cincuenta institutos diferentes cada año- que pelea día día. Clase a clase. Los que tienen la culpa de que hoy seamos quienes somos. Los que nos han traído, aunque apenas se lo reconozcamos, hasta aquí. Como mucho, en un gesto lánguido e intrascendente, compartiremos un fotograma de alguna película que transcurra en las aulas, ya sea el Ryan Gosling de Half Nelson o el Robin Williams de El club de los poetas muertos o, en un prodigio de agradecimiento, retuitearemos la carta de Camus a su maestro y creeremos que, con eso, habremos cumplido. Pero la educación no se resuelve en un meme. Ni siquiera cuando lleva impreso un texto de Camus.

Podríamos buscar -es más, deberíamos hacerlo- el camino para un verdadero pacto educativo. Pero es imposible lograr pacto alguno sin descender a la realidad a pie de aula. Y total, para qué hacer semejante esfuerzo cuando su diagnóstico es tan obvio:

La culpa es de los profesores.

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

51 de respuestas

  1. Juanjo

    La culpa es de los padres. Y yo soy padre, el dia que mi hija me traiga un parte arde Troya. El cole no esta para educar sino para enseñar. Deben venir educados de casa. Podemos gastar el dinero que sea. Pero mientras que el tema unico de las sala de profesores durante las seis horas de clase sea el comportamiento de los chicos, no tendra solucion.
    Cada vez se da menos materia, fundamentalmente por el comportamiento y lo que se hace es bajar el nivel. Me parto cuando veo en los libros de texto, el apartado de amplia conocimientos. Yo no llego nunca.

    • Anónimo

      Qué lamentable tu comentario. Si han de venir educados de casa, ¿qué pasa con los niños que nacen en entornos vulnerables? ¿Qué sentido tiene la escuela si no es capaz de educar a aquellos que reciben esa educación de casa? Soy profesor.

      • Anónimo

        Pues para esos niños debe haber una respuesta de especialistas porque la mayoría de las veces acaparan toda la atención y los demás, los que vienen a aprender, educados de casa, se ven perjudicados. Todo es posible si la ratio es baja y hay intervenciones con las familias.
        Si eres profesor de cualquier materia, sabrás a qué me refiero.

        • Inmaculada lombardo

          De acuerdo. Y soy profesor a desde hace 35 años en los q he visto como la educación dé deteriora gracias a “las reformas”

      • Anónimo

        Yo también soy profesora y estot completamente te de acuerdo con Juanjo.

      • Rosario

        Tu no eres profesor…si lo fueras sabrías q a esos alumnos de riesgo social tampoco se les consigue educar…faltan medios, recursos ,profesionales especializados en educación social…ya está bien con la demagogia…y lo sabes…aquí no se está atendiendo realmente las necesidades educativas de nadie,ni se está integrando a ningún colectivo…lo q hacemos los profesores es lo q podemos…apagar fuegos y ser testigos de montones de fracasos vitales…aquí hay culpables y cómplices.He trabajado como educadora social 7 años y 20 q soy profesora.

    • Anónimo

      Perdone usted pero no se da cada vez menos materia por culpa del comportamiento de los chavales. Cada vez se da menos materia por culpa de la cantidad absurda de burocracia que exige la LOMCE y que deja el tiempo que hay para preparar clases reducido al mínimo.

  2. Candela

    Y de llegar tarde a clase y tener a todo los chavales esperando, de tener bajas reiteradas….
    De no saber motivar a los alumnos y seguir haciendo las cosas como hace 30 años…..
    Lo siento los trabajos son duros y la vida se ha convertido en algo con mucha incertidumbre, vosotros estáis bajo un paraguas que deberíais revertir a la sociendad. Enseñando y disfrutando con los chavales transmitiendo saber hacer y conocimiento, no tanta queja y lamento. Es lo que pienso nuestros hijos no pueden recibir un tipo de educación con formas de hace tantos años. Cuando salen a Europa y se comparan llegan frustrados y eso no son los recortes es algo más profundo

    • Ana

      Candela, ¡qué perdida estás! Tenemos a los profesores mejores formados, innovadores y cercanos al alumnado que haya habido jamás en España. La vida en la escuela ha evolucionado mucho desde hace 30 años: antes el profesorado llegaba, daba su clase magistral y punto. Ahora, el profesorado, principalmente el tutor, es guía, consejero, psicólogo, etc… Como en toda profesión habrá profes buenos y malos, pero desde luego que tus palabras no me ofenden: por supuesto que hay trabajos duros, pero el problema del bajo nivel no es del profesorado, sino de la cantidad de ‘ninis’ que hay hoy en día en las aulas y no saben valorar las cosas ni tienen ni idea de lo que es el esfuerzo personal. Y si leo entre líneas, deduzco un poco de envidia por tu parte…

    • Irene

      Bajo un paraguas??? Qué dices??? Como se nota que no conoces en absoluto la escuela por dentro! Ponte al día! 39 años de profesión y jamás he llegado tarde un día,como la mayoría de compañeros/as. Si que se me ha hecho tarde preparando trabajo o corrigiendo exámenes. 39 años disfrutando de mi trabajo y de mis “niños” a pesar de la administración y de algunos padres. Entra y conoce la escuela,no te quedes en el patio. Luego habla

    • Anónimo

      Yo no me quejo de la dureza de mi trabajo pero sí de que mi esfuerzo no sirve para nada si las familias no se implican en la educación de sus hijos y les transmiten la importancia de la labor de los profesores. Ellos respetan a quien le da de comer, dormir y pasan muchas horas con ellos. Poco podemos hacer por ellos los profesores, que estamos con l@s chic@s dos o tres horas a la semana, además compartidas con 30 alumn@s más.

    • Mariarosa

      Generalizar es un craso error, hay profesores que llegan tarde , te digo que son los menos porque estamos mucho más controlados por el timbre que en ningún otro trabajo y además hay un compi de guardia en el pasillo con lo que la llegada tarde es vox populi, a ti te suena un timbre cada hora y tienes que ir corriendo a la siguiente clase que a lo mejor está en el piso de arriba.?…. error
      Quién hace las cosas como hace 30 años? Yo no ni ningún compañero que conozca, es más hemos integrado las TIC (nuevas tecnologías informáticas por si no lo sabes) en un abrir y cerrar de ojos y todo aquello que sirva para innovar también, disfrutar de los chavales la mayor parte de las veces aunque hay clases en las que la educación brilla por su ausencia y ahí si es lícita la queja, queja
      de unos padres que no los educan ni motivan ni dan importancia al trabajo que hacemos. En Europa hay de todo, buenos y malos sistemas y el español no es el peor tampoco el mejor pero andar con las comparaciones es inútil, preocupémonos más de educar a los hijos en casa para que en el cole les podamos enseñar algo más que modales.

  3. Antonio

    Basta ya de llorar.Los padres,sed padres,y dejaz a los profes ser profes.No existe fracaso escolar,es fracaso familiar,ya está bien de tirar balones a fuera.

  4. Lola

    Que pena que todos pongamos el ventilador y solo pensemos en echar la culpa al otro. Deberíamos hablar más de soluciones y menos de tirar la toalla.
    Creo que sí todos pusiéramos un poco de nuestra parte, sería mejor para nuestros hijos.

    • CARINA

      Totalmente de acuerdo

    • Carlos

      Yo también estoy de acuerdo contigo. Este barco es de todos.
      Yo también soy profesor.

    • Pako

      Absolutamente de acuerdo. El principio es construir en valores.
      Para eso habría que reeducar a muchos padres y suprimir la mayor parte de la basura televisiva que ven esos padres en presencia de sus hijos. Habria que reeducar a los políticos para que dejen de despedazarse y se dedique a construir país, que dejasen de transmitir consignas de odio y retomasen el sentido del deber ciudadano. Pero eso no interesa, el voto del odio, de la incultura y del borreguismo es mucho más fácil de captar que el del crítico y del que pide soluciones, no problemas. Sin ese suelo, todas las asambleas, reuniones, diálogos… no sirven de nada.

  5. Adelina

    Soy madre y profesora, y hoy escuchaba en la radio que anualmente unos dos mil adolescentes sufren comas etílicos, pero se van a poner medidas porque no hace mucho falleció una niña de 12 años. Es lamentable que se pongan medidas después de sucesos así.En la enseñanza pasa igual, tenemos que esperar a que se produzcan agresiones para cambiar las leyes? Sin un respaldo legal en condiciones, la sociedad, y no solo la educación, está desamparada.

  6. Clara C.

    He trabajado en España y en Alemania como profesora de secundaria y para mí está claro que en España la formación de un profesor es insuficiente y está mal enfocada. Creo que la motivación y las ganas es algo personal y en todas partes hay de todo. Adolescentes insoportables los hay en todas partes y padres de todo tipo también los hay en todas partes. Yo he aprendido mucho más en un sistema donde al profesor se le enseña su profesión, adquieren muchos conocimientos esenciales sobre didáctica, tutoría, gestión de clases, actividades grupales, diseño de pruebas etc. y después según el nivel que impartas te forman en ese nivel específicamente. Las formaciones son muy prácticas y van dirigidas a situaciones concretas con material incluido. Tienes muchas más herramientas y seguimiento. Antes de entrar en plantilla en un centro estás hasta dos años aprendiendo a dar clase con observadores que te guían y te examinan. Una vez comienzas a trabajar tienes inspecciones cada tres años. Si en los primeros tres años no das la talla , te vas. No tienes derecho a huelga. Lo que se critica de un mal profesor es que haga clase frontal, es decir, que saques el libro y digas: página 15. En algunos Estados se regula por ley el tiempo de los deberes, en mi caso una hora diaria en secundaria. Por ley hay días enteros de proyectos y también semanas. Podría seguir pero no quiero aburrir. Si un profesor tuviera una formación similar en España, como la tienen los médicos, nos iría bastante mejor a todos. Pero esto no es culpa del profesor sino de la gestión educativa. Los grandes gestores educativos lamentablemente no viven en estas latitudes y las leyes solo boicotean a aquellos que intentan hacer algún cambio.

    • Miguel

      Tienes mucha razón Clara. Conozco profesores de otros países que me cuentan cual es su formación y a mí me da vergüenza tener la que tengo. Y eso que he hecho muchísimos cursos y tengo la carrera paralela de conservatorio. Pero noto muchas veces que me falta más.

  7. DIEGO TERÁN

    En la educación todos debemos formar parte de ella. Los profes y padres a una y los niños con ganas de ir al colegio.Todos somos piezas de la evolución de los alumnos.No hay que desacreditar a nadie, ni tirar de frases hechas de “cómo vaya yo ya verá el profe” ni de el rol de ser invictus y de ser profesores que solo ellos poseen “la verdad”

  8. Mara Moran

    Yo estoy con que deben cambiar las leyes. Hay que reestructurar el sistema educativo, acabar con los extensísimos curriculos e ir a lo esencial dando mayor libertad a los centros para que se adapten a su alumnado y entorno, e implicar a las familias y agentes sociales en los centros educativos. Y también la formación común y la formación específica para cada centro, que fuera requisito, porque ahora mismo cada uno se forma en lo que le danla gana y tenemos poca capacidad para hacer proyectos comunes. Tenemos que enseñar competenciasbde las que carecemos pq nuestra formación previa no es nada práctica, una especialidad en la materia, no en pedagogía, y un máster que todavía deja mucho que desear. Como en tido, la culpa no es de los profesores sino de los legisladores. Hacen falta más especialistas y menos políticos. Y respecto a la educación familiar igual, no todos los padres tienen el mismo nivel sociocultural, ni el mismo tiempo para educar a sus hijos, y la enseñanza obligatoria tb debe velar por compensar en los posible esas carencias, trabajo que además revertirá positivamente en la sociedad y enblas futuras generaciones. Por último nuesttros gobernantes también deberían entender que es el entorno el que más poder tiene en la educación de nuestros jóvenes, y deberían controlar reorganizar los contenidos televisivos y sus horarios, así como fomentar actividades deportivas, educativas, culturales, familiares, … obligar a las empresas a facilitar la conciliación y reestructurar horarios, reestructurar los periodos no lectivos y vacacionales de los centros, etc. Es cierto que hay profesores que se atreven más a innovar que otros, y a veces es casi como si estuvieran cometiendo un acto delictivo pq han de saltarse la programación de su departamento, suelen ser iniciativas individuales pq no hay estructura qie facilite hacer proyectos conjuntos, ni obligación ni tampoco incentivos. En realidad somos peones de un sistema obsoleto y altamente burocratico en el quenlos cambios legislativos son meros lavados de cara que suponen un gran gasto económico para el Estado y una gran pérdida de tiempo y energía para los trabajadores, que sif fuera una empresa productiva tb significaría pérdida de dinero. Ha de haber un pacto real y un cambio de sistema, de estructura. Además, olvidaba decir que es primordial acabar con el monopolio de las editoriales y empezar por crear los departamentos coordinados nuestros propios materiales.

  9. Carlos

    La culpa no es de los profesores Nando, es del sistema, y los profesores sois parte de ese sistema, junto con los padres y la administración… quien no tiene responsabilidad ninguna son los niños, a los que muchas veces (no es tu caso) culpamos de todo. Tienes mucha razón en tu texto, pero (hablo en general), hace falta más autocrítica de cada parte del sistema para llegar a ese necesario pacto que comentas, el típico “yo no tengo la culpa de nada, son los demás que lo hacen fatal” ayuda poco.

    • Anónimo

      Pues SI redondo,la culpa en gran parte es de los profesores porque hay algunos que vienen solo con la gana de que pase el mes para cobrar. Yo no me explico, como hace unas décadas los profesores que no disponían de tantas condiciones,ayudas en las aulas …podían hacer frente a unos 40 alumnos en aula y no se quejaban tanto sino mas bien ponían ganas en el trabajo.Y por cierto el nivel cultural de estos niños ahora mayores era y es mas alto que a los de ahora.Pero vamos a ver solo podemos pedir,pedir,pedir y quijarnos,quijarnos,quijarnos pero no centrarnos en nuestro trabajo?. Donde esta nuestra vocación,entusiasmo,dignidad? Vaya por Dios,pobres profesores están supercansados! Pues que se vayan al campo o en construcciones o de camareros que por cierto en estos trabajos no tendrán tantos días libres y tampoco tendrán tiempo para marear la perdiz en sus cabezas porque ahí no hay tiempo mas que para trabajar!!!

      • Carlos

        Las condiciones de hace unas décadas eran muy diferentes a las de ahora, no me parece que se pueda comparar, pero apuntas algo que también me pregunto muchas veces, si tan dura es la docencia (cosa que no dudo), ¿por qué apenas se producen renuncias? La docencia tiene mucho de vocacional, y mucha gente entra por ser “una carrera sencilla, que te da una puesto de trabajo de por vida” (escuchado en 1º de Magisterio), todos hemos “sufrido” algún maestro/a con serios problemas psicológicos por no tener capacidad para ejercer la docencia, pero por comodidad, no se plantean renunciar y trabajar en otra cosa… Esto por supuesto, también es culpa del sistema que lo permite!!

        • Anónimo

          Carrera fácil??? Tu te has presentado a una oposición alguna vez??magisterio?? Será en primaria….somos licenciados en Historia;Matemáticas;Química;Física;Lengua; Filosofía;Muchos son ingenieros,muchos arquitectos…..que tras 5 años de carrera,Master y muchos cursos nos pegamos años opositanto hasta sacer una plaza!Te parece fácil pasar años y años de tu vida entre carrera y oposiciones…Nos quejamos?? Claro ! Tu no te quejas de lo que no funciona bien en tu trabajo;de aquellas cosas que además tu no puedes cambiar….en el nuestro una administración deficiente!!Renunciar?? Nooo….mucho esfuerzo nos ha llevado a donde estamos y cuando nos quejamos…como todo el mundo es porque tenemos motivos para hacerlo y si…cuando opositamos sabemos lo dura que es la docencia pero como has dicho es un trabajo sumamente vocacional….y la gran mayoria estamos en ello por eso.No generalizes e informate un poquito que nadie hace esfuerzos por comodidad ni permanece en un trabajo duro por comodidad.

      • Carolina

        Totalmente de acuerdo.

      • Carolina

        Coincido en tu opinión y es una pena que sea así.

  10. Iokin

    Sinceramente creo, como padre, que la mayor parte de culpa la tienen las familias. En su mayoría no valoran la educación, cargan a los chavales de actividades, no les exigen casi nada. ¿Qué hace un chaval viendo la tele a las 22.00? ¿Para qué necesitan llevar móvil? ¿Por qué cuando les castigan vienen los padres a protestar? ¿Tienen muchos deberes? ¿Le dicen ellos a sus jefes “oiga, no me ponga tanto trabajo? ¿Les atiborran de comida basura? ¿Les enseñan que los españoles son primero y los inmigrantes vagos? ¿Cuántos padres van a las reuniones? ¿Cuántos no saben ni su horario? ¿Cuántos vienen a protestar cuando su hijo agrede a otros compañeros? ¿Por qué con 12 años les dejan estar hasta las 2 o 3 de la mañana en la calle? ¿Cuántos se preocupan de que no hagan botellón? ¿Cuántos leen o van a museos o simplemente al monte? Es más cómodo la terraza, el botellín y la play. ¿Cuántos participan del AMPA?…y podemos seguir

  11. Carolina

    Pues leyendo los comentarios de algunos profes. Efectivamente, la culpa es de los profesores.
    Una pena que quién trata con personas no sea por vocación si no por una “salida” cómoda.

  12. Interino

    No iba a comentar porque quería nutrirme de vuestras opiniones. Pero he leído cosas que hacen daño.

    En primer lugar decir que soy interino a media jornada. Trabajo 13 horas lectivas más las horas invisibles para preparar e innovar cosas para clase, por 1000 euros limpios. Este año estoy más cerca de casa pero el pasado hacia 200 km diarios. Además estudio todas las tardes.

    Me siento afortunado después de estudiar 6 años de colegio + 4 de ESO + 2 de bachillerato + selectividad + 4 años de carrera + sacar un B1 de inglés para poder hacer + 1 año de máster.

    Total 17 años de estudio más preparar la oposición tres años y sigo haciéndolo mientras trabajo sin estabilidad laboral. Hoy aquí mañana allí.

    Digo esto porque cuando se habla de los docentes no se saca a colación lo que cuesta en tiempo y en esfuerzo llegar a ser profesor de secundaria sino las vacaciones y lo bien que vivimos.

    Una semana viendo la realidad de las aulas y seguro que la opinión cambiaba.

    Diría mucho más pero me extendería demasiado.

  13. Jose botella

    Porque nos encabezamos en echarnos la culpa unos a otros? Yo cambiaria culpa por responsabilidad, para empezar. Yo creo que lo que sucede es que hoy en día hay mucha desconfianza de los padres hacia los profesores y de los profesores hacia los padres y madres. Y no paramos todos de echar balones fuera pra eludir responsabilidades. Creo que esto es un proyecto en común y cuando hay confianza por las dos partes, las cosas funcionan. Lo que está claro es que los niños y niñas de hoy en día no son los de antes, la escuela debe dar respuesta a eso. Y la relaciones de familias también porque parece que cuanto más avanzamos tecnológicamente más se atrasa nuestro potencial humano. Todos formamos parte de este mundo. Cojamos cada uno la parte de responsabilidad que nos corresponde.
    Un saludo!

  14. Marcos

    Estoy preparando un examen de primero de ESO de biología. Es un parcial en el que los contenidos son disparatados. Hay q memorizar unos 40 nombres científicos que en clase no han trabajado. Si se lo explicamos en casa y estudia aprueba el examen. Los profesores no explican en clase pq saben que en casa se lo explicamos. Un desastre. Eso sí, los profes se van a las 14:15. Ya han terminado y se van a casa después de meter 6 clases a presión a los chavales y un recreo de 20 minutos. Lo siento, al año q viene me busco un instituto concertado o privado en el que los profesores trabajen. Ahhh. Y este año han quitado septiembre para que los chicos con más problemas academicos repitan directamente!

  15. Mónica

    Nuestro sistema educativo es mejorable especialmente en el acceso. En una profesión tan vocacional que tiene una forma de acceder al cuerpo tan retrógrada es lógico que hallemos de todo :desde el más pasota e inmovilista hasta el volcado al máximo con la educación y la formación continua.¿Cómo es posible que para ser profesor debes demostrar en primer lugar tener una gran capacidad memorística, en lugar de valorar por encima de todo tu capacidad pedagógica? Que empiecen por ahí y se nutrirá el sistema con los mejores profesionales.

  16. Mónica

    Y, por cierto, totalmente de acuerdo con José Botella, hay una desconfianza total que es causada por un desprestigio de la profesión.

  17. Antonio

    Buenas, tengo 52 años, trabajo unas 12/14h al día. Por preparar un plan B hace 5 años volví a la universidad y flipe. Ya no se copian apuntes, los tienes por anticipado y las clases eran para explicar y preguntar lo que se supone que tenias que llevar leído, etc….
    Por no extenderme, todos los mayores aprobamos y algún que otro joven no lo supero, cuando su única dedicación era estudiar.
    Supongo que la palabra sacrificio, responsabilidad, interés, esfuerzo etc no la traían aprendidas ni de casa ni de la escuela.

  18. Antonio

    Y por cierto, los profesores, con algunas excepciones, en su mayoría magníficos.

  19. Carolina

    Hola, soy interina de secundaria y como muchos compañeros he recorrido muchísimos km de un instituto a otro. Elegí esta profesión porque me parece una de las más bonitas que existen, aunque como han dicho por ahí, ya puedes estar todo lo formada que quieras cuando diariamente te enfrentas a alumnos, e incluyo a Bachillerato, que no quieren trabajar, que no traen material y que vienen a pasarlo bien y a incordiar, buscando la expulsión. De nada sirve que les intentes hacer razonar, porque, desgraciadamente, a este tipo de alumnado les da igual todo. Su ideal, ser youtuber en muchos casos. Leer? Para qué?, Estudiar? Para qué? Hacer los deberes? Y así hasta llegar a una disciplina nefasta que arrastra a los que sí quieren trabajar, a los que quieren formarse para conseguir una buena formación.
    Defiendo a los profesores, cómo no!! Si no fuese por nosotros, el sistema educativo estaría hundido, entre otras cosas, porque somos capaces de solventar un problema muy importante de este país, la falta de de un pacto educativo que tenga en cuenta la voz de los profesores, que al fin y al cabo, son los que conocen a pie de aula, lo que necesita el sistema educativo español. Gracias.

    • Anónimo

      Bravo! en este país nos mantienen ocupados dividiéndonos en bandos padres vs profesores mientras los políticos siguen a lo suyo recortando y robando… no os dais cuenta que son los únicos que pueden cambiar esta situación… pero nada seguid perdiendo el tiempo hechando la culpa el uno al otro en vez de unir fuerzas y protestar por una enseñanza digna donde tiene que ser. Como por ejemplo el ministerio de educación.

  20. Anónimo

    No consiste en echar culpas, para eso tenemos a los políticos. Consiste en buscar soluciones y remar todos en el mismo barco.

  21. Héctor

    La escuela no está para acumular saberes sino para estimular la inteligencia, ofrecer una degustación de lo que es aprender y con ello animar e impulsar a que la actividad de aprender se continúe durante toda la vida. Mientras los maestros nos centremos en el proceso de enseñanza y no en el de aprendizaje, los padres sean meros proveedores de materiales innecesarios o el sistema priorice el desarrollo de solo una serie de inteligencias y no proporcione los elementos estructurales, materiales y profesionales para atender todas y cada una de las necesidades del aula seguiremos siendo todos responsables de no educar personas sino formatear seres humanos.

  22. Carmen

    Aquí la culpa la tienen los padres que cada vez se vuelven más perezosos y no educan a sus hijos, es más fácil llegar a casa y no implicarse en la educación reforzando todo lo aprendido en el colegio, si los padres no apoyan la labor de un profesor apaga y vámonos…en esta vida hay de todo padres que se implican y quienes no pero es más fácil culpar a un profesor que en vez de eso ver lo que su hijo no hace bien y corregirlo también…la educación y el aprendizaje es una labor de todos…es mi opinión.

    • Carlos

      Aquí la culpa la tienen los profesores que cada vez se vuelven más perezosos y no hacen su trabajo, es más fácil llegar a clase y no implicarse en la educación reforzando todo lo aprendido en casa, si los maestros no apoyan la labor de los padres apaga y vámonos… en esta vida hay de todo, maestros que se implican y quienes no, pero es más fácil culpar a un padre/madre que en vez de eso ver lo que no sabe hacer de su trabajo y corregirlo también…la educación y el aprendizaje es una labor de todos…es mi opinión.

      • Anónimo

        Poco podrá hacer un profesor con niños sobreestimulados con pantallas y mil juguetes cuyos padres piensan que las necesidades de sus hijos son tenerlo todo y lo único que realmente necesitan no lo tienen: horas de juego con sus progenitores o límites democráticos. La educación comienza en casa, allí aprendemos a comer, dormir, o a relacionarnos; son nuestros padres el espejo donde mirarnos y de quienes aprendemos por imitación. Lee y tu hijo leera, grítale y tu hijo gritará. Por supuesto que existen maestros incompetentes, dejados y que no se preocupan de reciclarse y darle la mejor educación a su alumnado, pero como tú bien dices, la educación es labor de todos, por tanto todos somos culpables. Y tampoco seamos alarmistas en cuanto a que el sistema es lamentable. ¿Se pueda mejorar? Infinitamente. Pero existen multitud de centros escolares desarrollando dinámicas incleíbles donde todos los actores que intervienen en la educación participan de forma activa. El problema no es el sistema, el problema son las personas y su nivel de implicación.

  23. Carlos

    Y mientras nosotros seguimos con el “y tu más”, los niños siguen sufriendo el lamentable sistema que les ha tocado…

  24. […] livre e adaptação, com algumas supressões, de um texto de Fernando López, escritor e professor universitário espanhol. Uma leitura que recomendo, não só pela […]

  25. creo que es culpa del estado

  26. Diego

    Fueron muchos los padres que empezaron cuestionando la autoridad del profesor hará ya cosa de 20 años o puede que algo más, cuando muchos de los que escribimos aquí aún éramos niños o adolescentes en edad escolar o de instituto.
    Ya había padres que iban a protestar al colegio o al instituto porque su “hijito” del alma había sido “injustamente” castigado o “injustamente” suspendido.
    Fueron ciertos padres los que empezaron a repetir como como un disco rayado que sus niños eran los reyes de la casa. Y de tanto repetirlo, los niños acabaron creyéndoselo y ya no se conformaron con ser reyes, sino que acabaron conviertiéndose en auténticos tiranos capaces en muchas ocasiones de maltratar a sus propios padres y hermanos. El karma, muchos de esos padres están recibiendo grandes dosis de karma a diario.

    Supongo que los miles y decenas de miles de padres maltratados por sus propios hijos en nuestro país no les echarán la culpa también de eso al profesorado. Espero que tengan la valentía de reconocer que en general al niño le dejaron hacer lo que le salió de la entrepierna, y ahora toca apechugar con las consecuencias. En muchos casos los profesores advirtieron a los padres de que su hijo o hija llevaban un mal camino, pero claro, eso no era verdad, eso era el profesor que le tenía manía al “angelito”.

    Lo más grave no es ya que el niño se eche a perder, sino que muchos de esos alumnos conflictivos acosan a otros niños del aula a los que destrozan la vida, y hacen la vida imposible a muchos profesores, a los que también amargan el día a día.

    La causa primera de todo esto es que muchos padres de hoy en día no aceptan que sus hijos vienen al mundo a sufrir decepciones, frustraciones, fracasos, desilusiones, amarguras, malos ratos, dificultades…La gente tiene hijos sin aceptar ciertas realidades y luego cuando toca enfrentarse con ellas, no lo digieren. Ahí empiezan los rebotes, las pataletas, el llanto y el rechinar de dientes, el buscar como posesos un chivo expiatorio, el culpar a los demás de su desesperación…Al más mínimo tropiezo ya se le lanzan a la yugular al profesor, que es el que intenta imponer disciplina o simplemente el primero que osó rechistar a ese ser endiosado que es hoy en día el menor.
    Lo que vivimos hoy en día es eso, una falta de sentido de la realidad, una huida hacia delante, una falta de valentía para afrontar la vida y con frecuencia sus estragos, sus golpes y sus imprevistos.

    Por eso no me canso de repetir, “si no estás preparado para ver sufrir a tu hijo, para verlo caer mil veces y llorar otras tantas, si no estás preparado para aceptar que pueden pasarle mil cosas bastante desagradables en la vida incluidas enfermedades muy jodidas, el desempleo de larga duración, un mal matrimonio, un pésimo divorcio, traiciones o problemas familiares…” entonces NO TENGAS HIJOS.
    Tener hijos y sobre todo criarlos es muy duro. Si no estás dispuesto o dispuesta a dedicarles tiempo, cariño, atenciones y también reprimendas cuando toquen, imponerles disciplina y educarlos en valores, entonces, no tengas hijos.
    No tengas hijos si no los vas a atender, no tengas hijos si les vas a negar tiempo, amor, dedicación, esfuerzo. No tengas hijos si no vas a darles una buena educación y hacer de ellos buenas personas, porque los maleducados y las conflictivos van a hacer mucho daño a otros. No tengas hijos si no vas a ser responsable. No tengas hijos para luego cargarles a otros la responsabilidad de criarlos, atenderlos, contenerlos y educarlos.
    Los maestros y profesores están para enseñar, no para cargar con las responsabilidades de los padres o para pagar los platos rotos de las disfuncionalidades familiares de media humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.