magnify
Home Últimas entradas Estival, el gozoso viaje
formats

Estival, el gozoso viaje

Hace no mucho tuve la suerte de caer en el universo Estival. La culpa la tuvo un texto escrito sobre y para gente muy joven, Saltar sin red, que subió a los escenarios bajo la dirección y el empuje de la directora de esta innovadora y comprometida compañía, Ainhoa Amestoy. Por eso, como dramaturgo y como espectador, solo puedo felicitarme por todo lo que Estival nos va a ofrecer en este 2015. Compañía residente del distrito de Retiro, han emprendido una campaña de creación y producción de espectáculos en los que se combinan dos grandes líneas. De un lado, su pasión por la cultura y el teatro, que se refleja en propuestas tan estimulantes como Sanchica, princesa se Barataria -emotivo homenaje al mundo femenino del Quijote– o Las calles de mi Retiro -espectáculo colectivo que aúna a escritores teatrales de diversas y reconocidas generaciones. De otro, su voluntad de ofrecer una programación que acerque el teatro a todos, tendiendo puentes entre la cultura y la ciudad, entre el escenario y los espectadores.

En el año que viene, coincidiendo con el aniversario de la impresión del texto cervantino, podremos disfrutar de Sanchica, la adaptación dramatúrgica escrita por la propia Ainhoa Amestoy quien, dirigida por Pedro Víllora y acompañada por Lidia Navarro, nos invita a recorrer diversos recodos del mundo quijotesco. Desde las anécdotas más célebres a los pasajes más (injustamente) olvidados: su itinerario es guiado por la mirada femenina de sus personajes, consiguiendo una obra que, lejos de sesgar el original en el que se basa, abre su contenido a nuevas interpretaciones. Una gozosa deconstrucción del universo del caballero andante estrenada el pasado mes de octubre en Casa de Vacas y que -háganme caso- es un espectáculo imprescindible para quienes amamos la literatura.

Su 2014 se cierra con otra aventura igualmente dinámica, solo que en este caso el escenario del viaje no eran los campos castellanos, sino las calles madrileñas. Y es que este rasgo nómada es el sello de muchos de los espectáculos de Estival, que también se atrevieron tiempo atrás con una divertida y rejuvenecida versión de La Odisea o con viajes tan fantásticos como el de Alicia en el país de los maravillas, en una deliciosa versión destinada al público familiar. Montajes -en definitiva- donde se busca abrir la escena al mundo en un continuo ejercicio que, sin perder de vista la creatividad, nunca descuida su firme voluntad de comunicación. Rasgos ambos que se conjugaban en el magnífico conjunto de textos que componían Las calles de mi Retiro, donde Ernesto Caballero, Itziar Pascual, Ignacio Amestoy, Lourdes Ortiz, Pedro Víllora y José Luis Alonso de Santos daban voz a una ciudad, Madrid, en un proyecto que conseguía despegarse de lo anecdótico de su propuesta para convertirse, al final, en un mosaico de muchos de los rasgos que, en mayor o menor medida, constituyen nuestra identidad.

No sé cuáles serán las próximas etapas de este apasionante viaje al que nos invitan desde Estival. Lo que sí sé es que pienso hacerlo con ellos.

 
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.