Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
formats

Se llamaba Milagros

Los que nos dedicamos al noble oficio o afición de juntar cuatro letras solemos plantearnos el contacto directo con el lector como el momento del veredicto final; si esas letras que tantas noches de insomnio y dolores de cabeza te han provocado cuentan con su aprobación. Momentos que deparan todo tipo de historias. La que

Leer el resto…

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

No tweets to display