magnify
Home Más entradas LUCAS Y LAURA
formats

LUCAS Y LAURA

Despierto y huele a café.

Son las 11 de una mañana cualquiera de aquel noviembre del 2010.

El sol ya ha allanado mi dormitorio a través de la persiana. Me giro para evitar la luz en mis ojos todavía dormidos y recibo el olor de su perfume en mi almohada.

Entonces recuerdo que Laura ha pasado la noche conmigo. Oigo ruido en la cocina y confirmo su presencia todavía en el piso.

Me gusta que Laura se mueva por mi apartamento como si estuviera en su propia casa. Me da tranquilidad.

Vuelvo a cerrar los ojos y apuro los últimos minutos de cama.

Me mira desde el cerco de la puerta. Lo noto. Aguanta muy poco antes de sentarse en la cama a mi lado  con su melena ondulada  y el flequillo tapándole uno de sus preciosos ojos azules.

Cuando la conocí en su mirada podía verse dolor, miedo y desesperación. Ahora, esos sentimientos se han tornado en gratitud, cariño, deseo y quizás incluso algo parecido al amor.

Sin duda yo también tengo mucho que agradecerle.

De muchas maneras, ambos nos encontramos en nuestro peor momento y nos salvamos mutuamente antes de que fuera demasiado tarde.
Lleva puesta una camiseta mía. Le queda enorme y puedo ver toda su voluptuosidad a través de las mangas.

Es sexy  sin quererlo, y despertaba en los hombres los instintos más primarios.

– ¡Arriba Luquitas! que a este paso vamos a empalmar el desayuno con la comida.

– ¿Has dormido bien?

– Así así. Se me pasó al rato el dolor de cabeza, pero a las 8 ya estaba arriba pero no he dormido muy allá.

CONTINUARÁ…

Si tienes curiosidad por las vidas de Lucas y Laura, quieres que su historia continúe haz “Me gusta” o manda comentario.

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

  1. Alex

    Me gusta el estilo literario!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *