Facebook Twitter Gplus LinkedIn
magnify
Home Posteando No son excentricidades, solo son…manías
formats

No son excentricidades, solo son…manías

Publicado en 25 abril, 2013 por en Posteando

Más de una vez me ha pasado, y según tengo entendido no soy la única, que en el trascurso de la noche, a través de un sueño, me llega la inspiración y me despierto aferrándome a esa idea y pensando en darle forma a la mañana siguiente, pero al despertar se ha ido y ya no puedo recuperarla. Así que para evitar enfadarme conmigo misma decidí poner una pequeña libreta en mi mesilla y un bolígrafo que jamás cambio de sitio para estar preparada en ese momento, hasta ahí todo normal, no soy la primera ni seré la última en hacerlo, pero  como no quiero despertar a mi marido encendiendo la luz cuando esto sucede, y tampoco me apetece abrir los ojos, garabateo la idea en la oscuridad y a la mañana siguiente tengo que esforzarme en entender el galimatías.

En fin, no sé si es mejor el remedio que la enfermedad pero en cualquier caso mi extraño comportamiento no es ajeno a la profesión. En otra ocasión, contando con la colaboración de algunos compañeros de profesión, redacté un artículo sobre los métodos, manías y horarios en los que habitualmente nos visitan las musas y ahora me dispongo a plasmar unas cuantas anécdotas de autores reconocidos mundialmente, muy tranquilizadoras en lo que a mi salud mental se refiere, ya que muchas de sus manías superan con creces las mías.

 

 

Thomas Mann era tan obsesivo con los personajes que creaba para sus novelas que incluso se imaginaba cómo podría ser su firma

 

Hemingway escribía siempre con una pata de conejo en el bolsillo que tenía completamente raída de tanto tocar.

 

Schiller Tenía un cajón del escritorio lleno de manzanas podridas. Afirmaba que necesitaba aquel cajón para aspirar su aroma porque le inspiraba y que sin ese hedor se sentía incapaz de escribir una sola línea.

 

Balzac Se acostaba a las 6 de la tarde y era despertado por una criada justo a medianoche. Entonces se vestía ropas de monje y se ponía a escribir de 12 a 18 horas.

 

Neruda escribía con tinta verde.

 

Marguerite Duras tenía siempre a mano una botella de whisy, escribía con una marca de tinta negra especial y utilizaba siempre la misma mesa, la misma silla y trabajaba siempre delante de la misma ventana.

 

John Steinbeck escribía a lápiz, pero tenían que ser lápices redondos para no clavarse las aristas en los dedos.

 

Proust Volvía a su casa muy tarde, se ponía el pijama y jersey grueso de lana del Pirineo, y trabajaba hasta las siete de la mañana o incluso hasta más tarde

 

Schiller solo podía escribir si tenía los pies metidos en un barreño de agua helada.

 

Toni Morrison cree que el cuarto donde escribe está lleno de duendes y espíritus mágicos y no deja entrar a nadie por miedo a que se escapen si ven a un extraño

 

Mark Twain Llevaba la cuenta de las palabras que había escrito durante el día

 

Saramago sólo escribe dos folios al día, y ni una línea más.

 

Antonio Tabucchi sólo escribe en cuadernos escolares.

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

3 de respuestas

  1. Raquel

    A mí también me ha pasado eso de levantarme en mitad de la noche y ponerme a buscar la libreta. También tengo otras manías peculiares, lo admito XD. Pero alguno de los escritores que nombras, más que manías, tienen patologías XDDDDDD. El de las manzanas podridas dentro del cajón, sobre todo XD.

  2. ¡Buenos días amiga!
    Me ha encantado la ‘manía’ de Toni Morrison convencido de que su habitación estaba llena de duendes y seres mágicos.
    Y por supuesto la tuya… ¡Te imagino por la mañana intentando descifrar lo apuntado! Al principio de la web, también yo dormía con una libreta. Resultado: Al día siguiente, lo que me había parecido una maravillosa idea por la noche, con la luz del día un desastre. ¡Qué le vamos a hacer!
    Un abrazo,
    Abrir un Libro.

  3. Pues yo antes iba por la calle con una libretilla y un lapicero por si me pillaba por la calle. Ahora vivo al límite y voy sin nada a la calle aunque, como sigo pensando en ello hasta que llego a casa y lo escribo.
    Aún así, por casa siempre me gusta tener papeles… Aunque lo difícil es encontrar algo con que escribir. -_-»

    El caso es que lo de estos escritores… Tela. O.O
    Vamos a ver… ¿Manzanas podridas? ¡¿Qué narices?! ¿Y eso del barreño de agua fría? Es que… En fin, de todo hay. xD

    ¡Un saludo! ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *