Facebook Twitter LinkedIn YouTube E-mail RSS
magnify
Home Otras entradas El orden de los factores…
formats

El orden de los factores…

¿Quién de vosotros no ha sido cuestionado por su conyuge, amig@, heman@, padre, madre, sobre el factor de la crema que usamos para protegernos del sol?
Y hemos tenido que oír mil veces aquello de: ” No uses factor 15, vas a coger cancer. Usa el 30 por lo menos…”.

A todos estos yo les pregunto: ¿En realidad sabéis por y para qué sirve este factor?

Si es más eficaz el 30 o 50, ¿por qué siguen fabricando el 15 o incluso el 10?

Sé que no estamos en verano y os preguntaréis a qué viene todo esto.

Muy sencillo:

En la época en que nos encontramos y a las puertas de la temporada de esquí; y teniendo en cuenta que la nieve refleja un 80% los rayos solares frente a un 30% de la arena de playa o un 15% del cesped; creo que es el mejor momento para hablar de ello.

En realidad es muy sencillo, solo que no nos lo han explicado nunca bien.

Para saberlo solo nos hacen falta dos datos:

Ejemplo: Yo soy de piel medianamente oscura, por lo que, sin protección alguna, mi piel tardaría en enrojecerse unos 15 minutos en exposición total. Ese es el primer dato que preciso para saber qué factor me conviene. El segundo dato es saber cuánto voy a estar expuesto al sol.

Imaginemos: voy a la piscina y pretendo estar una media hora porque me espera mi abuelita con el puchero.

El cálculo sería: tengo una crema factor 10, lo multiplico por el tiempo en que se enrojece mi piel y me da 150. Eso son aproximadamente los minutos que debo estar en exposición con la crema y sin bañarme, sin sudar, sin restregarme contra la churri; antes de superar ese tiempo el factor me dice que debo volver a aplicarme la crema. Cuanto más factor más tiempo entre aplicación. Si queremos echarnos menos crema usaremos un factor más alto.

Sencillo, ¿verdad?

Así que no volváis a tocarme los huevos con el factor, os lo suplico. Demostrado queda que el factor 10 proteje IGUAL que el 50, solo que menos tiempo.

Luego están las cremas resistentes al agua. Hay dos “recetas”:

Water resistant y waterproof.

La primera es resistente durante unos 20 minutos de baño y la segunda se hace más espesa con el líquido y previene más el contacto con los rayos solares.

Hay otra cosa que deberíamos saber sobre estos rayos tan perjudiciales para nuestra piel y es se componen básicamente de dos tipos: los ultravioleta A y los B.

Los A son los responsables del envejecimiento de la piel y las manchas, mientras que los B nos provocan que la piel se oscurezca y nos da el tono moreno. Normalmente en la letra pequeña que hay en la parte posterior de los botes suele poner a qué tipo de rayos nos proteje.

Espero que os haya servido de ayuda y no os achicharréis mucho practicando snow mientra aquí un cabrón se rompe los cuernos currando.

 
Etiquetas:, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *