Facebook Twitter LinkedIn YouTube E-mail RSS
magnify
Home Otras entradas Te fuiste en otoño
formats

Te fuiste en otoño

Me quedé viendo cómo te marchabas y me temblaron las rodillas. No hice nada por evitarlo. Allí. De pie. En la T4.

Jamás hasta este instante nos habíamos separado tanto, pero sé que en el país hacia el que vas te esperan nuevas oportunidades, nuevas metas y un futuro más cierto que el de nuestro hogar. Sé que me reuniré contigo dentro de unos meses, pero es muy duro.

Recuerdo el día que te conocí, o más bien “te leí”. Era un día cualquiera por la tarde y estaba conectado al ordenador en una de tantas redes sociales de amistad que inundan la Red. Y apareciste tú, llámalo casualidad o destino. Aquella sonrisa preciosa que me cautivó y se mereció un pequeño comentario.

Quién me iba a decir a mí, tú de Madrid y yo de Barcelona,  que serías la mujer de mi vida.

Revivo el instante en que te vi en persona la primera vez. Viajaste a Barcelona con la intención de verme tocar el piano en el último concierto que ofrecía la orquesta en la que actuaba. Aquello fue lo más bonito que han hecho por mí en la vida. Fue una noche mágica, como mágico fue el primer beso que te robé.

Después lo dejé todo atrás: familia, piso de alquiler, amigos, trabajo fijo, y me embarqué a la aventura. Conseguí trabajo en la capital y nos convertimos en lo que hoy es nuestra pequeña familia.

Y ahora te fuiste en otoño y no sé qué hacer, salvo arroparme en la cama y sentir tu ausencia. La casa está vacía sin tu olor, sin tu presencia, sin tu fragancia.

Pero sé que nuestra unión es fuerte y resistirá esta lejanía, aunque nos duela en el alma. Alemania te espera para darte una oportunidad y estoy seguro que la tendrás, porque la mereces, porque ya has sufrido bastante y ahora toca ver la luz. Entonces me reuniré contigo y emprenderemos un nuevo camino, juntos. Será duro, lo sé, pero verás como merece la pena.

Hasta entonces, te deseo lo mejor y ruego que la distancia sea el motor que nos impulse el ansia por volver a vernos.

Sé fuerte, solo te pido eso.

Te quiero amor, te quiero.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

3 de respuestas

  1. Nuria

    al final, las distancias son tan grandes o pequeñas como queramos que lo sean……
    animo

  2. Irene

    Ohhh jamás habia tenido una declaración más bonita y romántica de alguien tan especial y que estuviera tan visitada je,je.
    No he podido leerte hasta hoy,es por esa razón que España derrama lágrimas de dolor desde Alemania por no poder tocarte. Se que eres el hombre de mi vida y no necesito tener nada más cuando estás a mi lado.
    Sigo despertándome por las noches,buscándote entre las sábanas,pero no estás y entonces enciendo la luz y veo una vez más esa foto de nuestro último viaje juntos.
    Miro al cielo cada dia rogando que pase rápido y poder estrechar en mis brazos mi mayor tesoro,lo que más quiero,el hombre del que me enamoré,del que sigo enamorada y del que seguiré pase el tiempo que pase. Y ese eres tú. Mi escritor favorito que me lee cuentos cuando no puedo dormir,que me abraza cuando lo necesito,que me da su hombro,su ternura, su comprensión, con el que disfruto de tantos buenos momentos.

    SA ULI LE UECU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *