Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Más entradas Crónicas de una lectora en apuros
formats

Crónicas de una lectora en apuros

Este es mi pequeño relato que va dedicado a todas esos lectores que al igual que yo cuando lee un buen libro se dejan llevar por el hasta el final

 

Os habéis planteado alguna vez que hubiera pasado si en vez del camino que escogisteis hubieseis preferido el alternativo.

Eso me pasó a mí y el día mismo de la boda. ¡No! no me dejaron plantada, al contrario fui yo la que por causas ajenas a mi voluntad, ¡Bueno! No tan ajenas decidí no presentarme a mi propia boda.

Y aquí estoy con algo más de treinta años  y soltera.

Mi madre me lo recuerda todos y cada uno de mis agobiantes días, una y otra vez. Es que se cree que ser mujer es fácil! y que no tenemos nada mejor que hacer que casarnos. Pues no, yo no me casó y por si fuera poco y para mayor depresión familiar, he decidido que esta ciudad es muy pequeña para mí y mis agobiantes convecinos.
Me voy a dar la vuelta al mundo

Sí,  ¿De que os extrañáis?
Acaso … ¿Es imposible?

Eso mismo le conteste a mi madre mientras hacía las maletas, ¡Ella gritaba histérica!

– ¡Estás loca!

Primero te quedas solterona y ahora pretendes abandonarlo todo para ir detrás de un sueño de locos.
Sí, mamá será un sueño de locos pero es mi sueño, es mi vida y si soy solterona y a mucha honra ¿Qué pasa?
Bueno lo que vino detrás fue sermones y más sermones que prefiero olvidar y no comentar. Lo importante es que estoy aquí sentada en el avión rumbo a la aventura.

–         Señores pasajeros, abróchense los cinturones  …

La verdad es que voy a realizar uno de esos  maravillosos viajes que he leído tantas veces en los mejores libros de mi biblioteca.

¿ Quién no ha querido dar la vuelta al mundo en ochenta días?

O simplemente hacer un viaje al centro de la tierra. Descubrir por qué el Conde de Montecristo tuvo que luchar tanto para conseguir ser feliz.

También me apetecería visitar los lugares que sirvieron de escenario a Guerra y Paz, la Ilíada, La Odisea y por qué no también los platos donde se grabaron las secuelas de El señor de los anillos.

Uno de los tesoros que sin duda me gustaría encontrar aparte del el arca perdida es el retrato de Dorian Gray que sin duda daría mucho que hablar.

Bueno la realidad es que son solo sueños, pero ya que estoy en este vuelo con destino a ninguna parte como dice el refrán

 

Soñar no cuesta nada …

 

 

 

 

 
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *