magnify
Home opinión Simplemente ves al cine…
formats

Simplemente ves al cine…

Publicado en 2 Marzo, 2015 por en opinión

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pues no. Este artículo no va de cine. Va de educación. Pero quiero empezar con una cita de Tarantino, que dice que siempre que le preguntan si fue a alguna escuela de cine, responde lo mismo: “no, fui al cine”. Parece una tontería. Pero no lo es. Estamos acostumbrados a pensar que una escuela oficial, académica, profundamente teórica, normalizada, dirigida, extensa y muchas veces muy cara, es mejor que una escuela autodidáctica, una escuela no-escuela, una escuela no regulada, ni académica, ni teórica, ni dirigida, ni… En fin, que eso no nos parece serio. Lo serio es tener encerrados a los niños y a los chavales durante horas y horas y durante años y años para aprender toda clase de conocimientos en su gran mayoría teóricos e inútiles que forman eso que luego llamamos pomposamente “cultura”. ¿Y cuál es el resultado? ¿Y a qué precio?

No voy a entrar en detalles ni voy a contar anécdotas estudiantiles, ¿pero a cuántos de nosotros no nos han hecho odiar la literatura, el arte, la música, la religión, la filosofía, las matemáticas, las químicas, los trabajos manuales y todo lo demás? Y no, no creo que lo que falla sean los maestros, ni los profesores, aunque de todo hay en la casa del Señor. No, ni tampoco voy a culpar de todos los males del sistema educativo al propio sistema educativo, aunque muchas veces me pregunto si hay alguien en la sala de control de este sistema educativo que realmente haya pisado una escuela en su vida, pues muchas veces me parece que no, que las escuelas las han visto de lejos y con gafas mal graduadas, pues acercarse a los alumnos y, sobre todo, acercase a sus profesores les produce un pavor horroroso. Desde los despachos de los ministerios se ve todo de otro color, desde luego. Pero no, ellos no son los únicos culpables. Deberíamos empezar por nosotros, los padres, y deberíamos preguntarnos para qué realmente enviamos a nuestros niños a la escuela. Y una vez respondido esto, deberíamos preguntarnos qué otras funciones tiene la escuela. Y cuando hablo de esas otras funciones me refiero no sólo a que es una estupenda guardería sino a que la escuela es la primera criba de una sociedad que está especializada en cribar a sus miembros. Y esa criba elimina tanto a los que no se ajustan a las medidas por un lado como por otro, y en estos tiempos elimina sobre todo a los que sobresalen por arriba, pues está haciendo un gran esfuerzo por integrar a los que se quedan por debajo (lo cual, sea dicho de paso, no me parece mal, siempre que se haga atendiendo al interés general y no bajo presiones externas). Y que conste que cuando hablo de “medidas” me refiero no sólo a sus resultados académicos, que pueden depender de múltiples factores y cambiar a lo largo del tiempo, sino también a ajustarse a los patrones de comportamiento y a la personalidad prototípica que la sociedad considera que deben tener los estudiantes. De manera que no me sorprende nada que Amenábar, por seguir con los directores, no acabara sus estudios o que como dijo un chaval inglés que con dieciséis o diecisiete años (perdonarme, cito de memoria)  había montado una empresa de informática dijera sin ningún pudor delante de las cámaras de televisión que él dejó la escuela en primaria y que todo lo que había aprendido lo había aprendido él solito con la ayuda de internet. Y con eso le bastó para tener una empresa y ser reconocido como un gran talento empresarial y, ya de paso, con ir por ahí, de país en país y de congreso de genios en congreso de genios. Parece raro, ¿no? Pues poned a ese chaval a aguantar clases soporíferas y mandarle hacer deberes estúpidos unos cuantos años más, y veréis qué pasa. Nunca jamás tan ingente cantidad de recursos humanos y económicos han servido para dilapidar tanto talento. Pero no, no estoy en contra de la escuela. Pero si me preguntáis qué cambiaría, os contesto en una palabra: todo. Tal como está, lo cambiaría todo.

 

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *