Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Más entradas Las elegías Doppler
formats

Las elegías Doppler

Creo que el efecto Doppler está presente en el imaginario friki actual, es una palabreja que viene del mundo de la ciencia y que yo personalmente conocí tras ver un episodio de The big bang theory, en el que Sheldom se disfraza de efecto Doppler –lo podéis ver aquí-. He encontrado a través de internet poemas en habla inglesa que tratan este efecto -aunque la mayoría no me han gustado y poco tienen que ver con Ben Lerner- quería curiosear para intentar rastrear un poco el interés por este término. Creo que en la poesía de Ben en su sirve de metáfora del acercamiento y distanciamiento con respecto al lector que se establece con unos versos y otros, en función no solo de su sonido sino también de su contenido y “lirismo” en función de su ritmo, monotonía y ruptura de la misma. Me ha recordado esas referencias a la ciencia, ya presente en el título del libro “Elegías Doppler”, al escritor Agustín Fernandez Mallo, que ya postulaba estos paralelismos entre campos aparentemente tan diversos en su ensayo Postpoesía. También creo que  Ben Lerner conecta con “AfterPop” Fernández&Fernández (Eloy Fernández Porta y Agustín Fernández Mallo) y con el tipo de lenguaje discursivo y temática relacionada con política, muy social, que también se imbrica con el arte contemporáneo de manera reflexiva y subjetiva -destaca por ejemplo su “Elegía didáctica” donde Ben Lerner trata el tema del 11M-.

Ben es autor de dos novelas y tres poemarios recibidos con grandes elogios por la crítica y el público, celebrado por autores como John Ashbery o Paul Auster, distinguido con algunos de los premios más relevantes de los Estados Unidos. Sus poemas llegan por primera vez al lector español a través de esta sustancial antología seleccionada “Elegías Doppler” (Kriller71), traducida y prefaciada por el poeta argentino Ezequiel Zaidenwerg, que incluye también textos inéditos hasta ahora. En el prólogo, Ezequiel destaca la lírica negativa que desarrolla el autor y que vincula con el trabajo del poeta John Ashbery, nos dice que lo escrito es un reflejo del “poema verdadero” al que no podemos acceder y solo es posible glosar. En el prólogo encontramos que “Hay al parecer en ambos autores  -Ashbery y Lerner- una idea de la poesía como forma de acceso a una totalidad que no se puede abarcar: la mímesis rítmico-formal de la experiencia de un mundo intraducible en palabras que Ashbery le atribuye a Stein; y la nostalgia de Lerner por el espejo originario en cuya superficie están escritos los poemas “verdaderos” a los que ya no es posible acceder”. Hay que tener en cuenta el interés del autor por lo absurdo -“Transformo una contingencia absurda en necesidad histórica con vino en tetra-brik”- los hábitos cotidianos, cierta comicidad, la sucesión de experiencias, hechos, conversaciones que aparecen fragmentadas y contrapuestas en muchos de sus poemas, generan todo un clima inmerso en una sociedad de masas y en la cultura del consumo de la que no es posible evadirse. Si bien Ezequiel plantea que el autor en sus últimos poemas algunos de ellos hasta ahora inéditos hay un “retorno a cierto lírismo clásico”, que se puede observar quizás a simple vista en la estructura de los mismos. 

Uno de los aciertos de esta edición es que podamos encontrar el poema en el idioma original, porque así apreciamos la sonoridad de las palabras y los juegos de significado con éstas, “The darck collects our empties, empties our ashtrays” (“La oscuridad recoge nuestros vacíos, vacía nuestros ceniceros”).

Encontramos la presencia de la nieve en varias ocasiones, se trata de una constante para el autor, creo que la emplea con un sentido emotivo, con la rotundidad evidente de su cualidad blanca, fría capaz de cubrir todo, que llega en ocasiones entre versos más o menos anodinos, lo cual posibilita también una estrategia para conseguir esa intensidad extraña, o bien se repite hasta casi perder el sentido.

“El cielo narra nieve. Yo narro mi nombre en la nieve

Nieve acumulada en párrafos. Nieve lúgubre. Geno-nieve

y feno-nieve. Abrocho nieve al suelo.

 

En la angelogía medieval, hay nueve órdenes de nieve.

Una defensa de la nieve en forma de nieve.

Una nieve celosa. Una omni-nieve. Inmolación en nieve.

 

¿Recuerdas ese invierno en que nevó?

Había cuerpos por todos lados. Obesos, con nariz de zanahoria,

una nieve de significantes translúcidos hexagonales. Meta-nieve.

 

Nieve en reemplazo de arena. Nieve movediza. Una ventana de nieve

abierta a la nieve. Arena en reemplazo de nieve.

Un muñeco de arena. Obeso, con nariz de zanahoria. Minúsculas

   esvásticas

 

de nieve. La nieve inédita de Vallejo.

Nieve de verdad en escena. Sangre de mentira en la nieve”.

 

Entre los poemas nos sorprende la figura del astronauta -más común y arraigada en la Historia y en el imaginario americano que en el español-, que en el prólogo Ezequiel conecta con el albatros de Baudelaire y su lazo con el ser poeta, además de posibles referencias políticas. Creo que adquiere un sentido vinculado a lo masculino, a las diferencias en las relaciones sentimentales, y plantea en uno de sus poemas que “Las mujeres no tienen ningún deseo de viajar al espacio exterior”

 

“LOS ASTRONAUTAS AL VOLVER casi siempre caen en una honda depresión. Los asalta un deseo incontrolable de subir de peso. Al atardecer, se los ve deambulando por el parque con pijamas de seda, ante las burlas de los niños y seguidos por perros. La prolongada ingravidez destruye los huesos, los músculos y finalmente la laringe, por lo cual cuando vuelven a la Tierra, constatamos que su voz se ha reducido a una especie de silbido quedo, que es a la vez agudo y suave y sólo inteligible para otros astronautas, un silbido que parece, pero no es, a pesar de lo que diga el gobierno, una canción”.

 

 

Elegías Doppler. Antología poética bilingüe. 

Ben Lerner

Kriller 71

2015

 

Ben Lerner nació en Kansas, Estados Unidos, en 1979. Ha publicado The Lichtenberg Figures (2004), ganador del Hayden Carruth Award, Angle of Yaw (2006), que resultara finalista del National Book Award, y Mean Free Path (2010). Ha sido becado por el programa Fulbright (2003/2004), por la Howard Foundation (2011) y por el John Simon Guggenheim Memorial Foundation (2013). También ha sido el primer norteamericano en obtener el Preis der Stadt Münster für internationale Poesie (2011). Ha publicado las novelas Saliendo de la estación de Atocha (2011) y 10:04 (2014), siendo ambas un éxito de público y críticas. En la actualidad ejerce la docencia en el Brooklyn College.

 

Por Violeta Nicolás

 
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *