Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Más entradas Hacer historia. Reflexiones desde la práctica de la danza
formats

Hacer historia. Reflexiones desde la práctica de la danza

 

 

Hacer historia. Reflexiones desde la practica de la danza

Isabel de Naverán (ed.), Rabih Mroué, Ric Allsopp, Victoria Pérez Royo, Ixiar Rozas, Janez Jansa, Goran Sergej Pristas, Olga de Soto, Ana Vujanovic, Jaime Conde-Salazar, Noemi de Haro, Rebecca Schneider y Marten Spangberg.

Cuerpo de letra, danza y pensamiento. Mercat de les flors,  Institut del TeatreCentro Coreográfico Galego. 2010

 

 

 

Un libro para los amantes de la danza, pero también del performance art, de las artes escénicas y del arte en general, sorprende cada artículo que lo conforma. Resulta muy estimulante, y da pie, como buen libro a nuevas reflexiones y comentarios, acerca de temas como el de la recuperación y reinterpretación de piezas del pasado. Al inicio nos cuenta la editora Isabel de Naverán, que el título «hacer historia» surge del deseo de realizar un trabajo critico de actualización. Es interesante observar la relevancia de mirar atrás para conocer cómo se conforma la historia, poder visualizar y construir el presente, quizá en base a la diferencia y a la desaparición constituyente de las artes vivas, como propone Rebecca Schneider. En su ensayo con el que se concluye el libro, nos dice «la noción de lo escénico como desaparición se encuentra entrecruzada con lo ritual; un ritual en el cual, a través de la actuación, se nos pide de nuevo que nos (re) fundemos a nosotros mismos -que nos encontremos a nosotros mismos- en la repetición».

Se plantean cuestiones, sobre diversos trabajos como MozartNu, Pupilija, o Affectos Humanos, realizados en diferentes contextos o territorios, ¿cómo eran llevados a cabo y cómo eran entendidos originariamente?.

En el primer caso se refiere a Nachbar en su revisión de Affectos Humanos de Dore Hoyer; Victoria Pérez Royo en su ensayo, despliega su elocuencia para confirmar la importancia de valorar el cuerpo del bailarín, y replantear la historia de la danza desde éste. Apunta hacia una concepción del cuerpo «como archivo de disciplinas de movimiento sedimentadas a lo largo del aprendizaje y de las rutinas diarias de movimiento».

Isabel Naverán nos ofrece la oportunidad de aproximarnos a MozartNu de Iago Pericot, una obra de 1986, que causó polémica al proponer un tipo de danza no convencional. Nos descubre una fórmula nueva de reactualización de dicha pieza, de forma positiva, que innova y a la vez respeta la manifestación original de la obra, si bien el autor la considera esta vez, una nueva pieza -y no una recreación de la representada en la década de los ochenta-.

Observamos condicionantes políticos, en el primero de los doce ensayos que componen el libro, Cuerpo marcado por la guerra escrito por Rabih Mroué, quien se refiere a la guerra en Beirut, nos dice que «Es un cuerpo replegado, conmocionado e inestable; se sorprende, sin embargo, adoptando posiciones que nunca antes había adoptado. El Cuerpo de la guerra es un Cuerpo que vive entre contradicciones». Establece un interesante discurso, con el cual defiende el derecho a expresarse a través de las artes vivas, y a no comulgar con la imposición de la cultura dominante de un cuerpo modelo, sino atajar los prejuicios y tabúes sociales.

En otro de los ensayos, escrito por Ana Vujanovic, también cobra relevancia temas políticos, de hecho se afirma como condición el sistema democrático para la llegada de la danza contemporánea en Occidente (Europa y los EEUU), que se revela a mediados del siglo XX. Además nos dice Ana Vujanovic, «El punto de vista mayoritario es que no solo la danza contemporánea aparece orgánicamente en las nuevas condiciones sociales, sino que su aparición constituye una prueba de la llegada de la democracia a las sociedades del antiguo bloque del Este». En su ensayo, y a lo largo de todo el libro, encontramos en numerosas ocasiones a Walter Benjamin, » Según expone Benjamin en Sobre el concepto de historia, el ´salto del tigre´es el salto del presente hacia el pasado, que ya lo estaba esperando; que estaba esperando según Zizek, a ser establecido por el presente».

El conjunto de los ensayos que componen el libro, resultan cruciales para aproximarnos a la danza de nuestros días pero también a reflexionar acerca del pasado, no solo se hacen referencias a la danza, sino también al videoarte, performance art y otras cuestiones sociales, antropológicas… que contribuyen a una visión más completa y compleja del tema central de la danza actual.

20131229_103003

Violeta Nicolás

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

3 de respuestas

  1. Jose Fernando Ovalle

    Buenos días me gustaría adquirir el libro, donde lo puedo hacer

    Gracias

  2. Roberto La Rosa

    hola
    este libro me es importante, lo conseguí a través de una amiga de Madrid. Y me ayuda a repensar las practicas de movimiento en la cultura popular latinoamericana, y mas concreta mente argentina. muy recomendable para pensar nuevamente desde que referencias hacemos danza.
    saludos
    Chiqui La Rosa
    Córdoba Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *