Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Más entradas Los poemas perdidos de Dorothy Parker
formats

Los poemas perdidos de Dorothy Parker

dor

Dorothy Parker

Poemas perdidos

Nórdica

2013

 

Encontramos, en este sorprendente libro bilingüe –con una maravillosa introducción-, numerosos poemas que aluden en un tono paródico a la lírica clásica. La escritora manifiestamente detesta los tópicos, en torno a la poesía pero también acerca de la mujer ideal; lucha contra estereotipos que limitan su libertad como creadora y como persona inquieta. “Dama hermosa dama, delicada y dulce (…) No hay hombre con el que te cruces que no se enamore de ti/ dama hermosa dama, ¡ojalá te atragantes!”.

En algunos poemas y en este tono crítico con la tradición poética, como en los siguientes versos: “Más brillante que una estrella estival la mirada tuya;/ pero, hermosa dama, ¡mira que eres tonta!” observamos ciertas similitudes con la anti-poesía de Nicanor Parra, premio Cervantes 2012. También en estos versos: “Y grilletes de hielo amarran/ el soleado azul del arroyuelo…/ Y jamás me he encontrado mejor;/ pero ¿qué más te da ti?”. Se nos presenta cierta provocación en sus poemas, que cuestionan los cánones de la lirica, y aquello que puede ser calificado de intelectual o refinado, por una sociedad con velos de hipocresía. “Háblame de los elfos, que saltan para dar besos/ que triscan por la hierba aterciopelada. /Háblame de cosas así/ ¡y vaya si me aburriré!”.

doro

La escritora Dorothy Parker, en 1935. / Hulton Archive

 

Podemos observar en general cierto carácter que podríamos considerar feminista, y una forma clara de expresarse. Es llamativo en Los versos del odio, su análisis y diferenciación de tipos de personas en tanto colectivos con lugares comunes, como pueden ser los bohemios por ejemplo, donde todo parece resultar detestable, desagradable y odioso, pero gracias a su particular manera de comunicarlo empatiza con quien lee, y puede causar, en efecto, más de una sonrisa, al terminar por parecernos dotados de una gracia especial.

Su voz aparentemente vulnerable se hace fuerte y no espera contestación alguna, a veces un lamento otras una reflexión, siempre pragmática o terrenal. Emotiva sin quererlo probablemente, pero por necesidad se refleja su fragilidad en sus versos, probablemente casi a modo terapéutico, reconstituyente. “Devuelve el corazón que regalete/ quedártelo jamás podrá arreglarlo/ ves: puedo sonreír y ser valiente”.

Me ha resultado las más de las veces original y divertida, en estos poemas, tan críticos con la sociedad de su momento, pero que siguen teniendo vigencia en la actualidad y nos llegan con frescura, la escritora estadounidense -poeta, dramaturga, crítica teatral, cuentista, guionista, humorista- no pierde la ironía ni el ingenio, en expresión de su marcado carácter.

 

Violeta Nicolás

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *