Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Otras entradas La tercera versión, de Antonio Manzanera
formats

La tercera versión, de Antonio Manzanera

De todas las historias de espías de todos los tiempos una de la más llamativa es la historia del coronel del KGB Vitaly Yurchenko. En agosto de 1985, en las postrimerías de la Guerra Fría, el coronel se presentó en la embajada americana en Roma y dijo que quería desertar. De aquel hecho, William Casey, director por entonces de la CIA, dijo textualmente que era como si la Navidad hubiera llegado de repente.

Yurchenko es trasladado a Estados Unidos donde es exhaustivamente interrogado por la CIA y el FBI. El ruso se gana la confianza de las dos agencias, habla y desvela algunos proyectos rusos, pero después empieza a comportarse de forma extraña, extravagante, algo que los americanos achacan al cambio de país y de costumbres, y también a la intervención de una presunta amante del coronel que se niega, voluntaria o involuntariamente, nunca se sabrá, a vivir con él en Estados Unidos. El caso es que a finales de año, cuando el coronel ha dicho todo lo que tenía que decir y se puede considerar un hombre libre, entre comillas, ocurre un hecho que todavía nadie se explica. El coronel acude a un restaurante a comer en compañía de unos agentes de la CIA. Tras las copas y las risas, el coronel se levanta y les pregunta a los agentes que qué harían en caso de que él decidiera marcharse en ese mismo momento, que si le dispararían por la espalda. A continuación dice que se va a dar una vuelta y que volverá en quince minutos. Los agentes no supieron como reaccionar y el coronel escapó.

Tres días más tarde, dio una rueda de prensa hilarante en la embajada soviética diciendo que los americanos le habían secuestrado y drogado, y que durante todo ese tiempo le habían interrogado bajo los efectos de las drogas. Después, Yurchenko desapareció para siempre. Hay quien dice que la deserción del coronel fue una operación del KGB contra la CIA. Otras fuentes dicen todo lo contrario y que realmente Yurchenko acabó mendigando por las calles de Moscú. Héroe o villano, el caso fue sonado y quizá nunca sepamos la verdad. Hasta aquí los hechos.

Antonio Manzanera se basa en la historia del coronel para construir su novela “La tercera versión” (Editorial Umbriel), una novela que está muy bien documentada y que ha supuesto para el autor hacer un ejercicio de equilibrismo narrativo. El libro consta básicamente de tres partes: la primera, la segunda y la tercera versión, si bien es cierto que hay un preludio y un corto ensayo novelado.

En el preludio, Antonio da la voz narrativa a Edward Lee Howard un ex agente de la CIA que nos cuenta su experiencia con la agencia y empieza a citar algunos de los personajes que irán apareciendo a lo largo de la novela.

En la primera versión es Miller, un agente especial del FBI, quien da la versión de los hechos bajo su prisma, también en primera persona. Cita a Howard en pasado y nos habla de la deserción de Yurchenko y de los interrogatorios, de los que él mismo formaría parte del equipo.

En la segunda versión, el autor utiliza la técnica narrativa del interrogatorio, siendo un senador de los Estados Unidos quien interroga a un ex agente de la CIA detenido acusado de vender información al KGB. El agente da su perspectiva sobre el caso Yurchenko, ya que él también formó parte del equipo que estuvo con el coronel durante los interrogatorios.

La siguiente parte, muy corta, es un pequeño ensayo novelado en la que el propio autor se hace personaje de su propia novela para contarnos cómo solicita el informe Yurchenko al SVR, heredero del KGB, que había abierto los antiguos archivos para los investigadores. Le deniegan la petición, pero logra hacerse con el informe por medio de un personaje siniestro que se lo vende. El informe sirve como base para la tercera versión.

Y la tercera versión no es nada más que la historia vista desde el lado soviético, narrada además con la técnica del narrador omnisciente.

La novela es, por tanto, muy meritoria respecto al tema de documentación y muy técnica desde el punto de vista de la narración. Es un juego de perspectivas, un puzzle difícil de encajar ya que parte de un hecho real y el autor en estos casos poca libertad tiene a la hora de cerrar tramas y establecer desenlaces. Una historia muy interesante y una crítica velada, creo yo, a lo que ocurre en las altas esferas, a la ocultación de la verdad por parte de poderes, que aun siendo públicos, sirven a intereses oscuros y siniestros: nosotros, los ciudadanos, los pobres diablos, siempre manipulados y dirigidos por esos mencionados poderes cuyos tentáculos llegan a todas partes, cuyos hilos se pierden en el espacio tiempo. El libro retrata fielmente la ceremonia de la confusión a la que habitualmente nos someten los medios de comunicación, en teoría libres, pero que realmente sirven a intereses oscuros, los mismos de los que les hablaba antes. La novela además tiene el mérito de hacer pensar al lector, que tendrá momentos en que no sepa si este o aquel personaje es de la CIA o del KGB, incluso dudará si personajes principales de una versión son los secundarios de cualquiera de las otras dos.

Si no la han leído, háganlo, créanme, merece la pena. Además está escrita por un español, un tipo al que sigo en Facebook por sus comentarios inteligentes, un tipo con el que tomo cañas de vez en cuando, con el que da gusto hablar, y del que me pregunto si realmente es quien dice ser o realmente será un agente del CNI infiltrado en los círculos literarios madrileños. En cualquier caso, un buen tipo, se lo aseguro.

El autor:

Antonio Manzanera (Murcia, 1974) es doctor en Economía, MBA y un apasionado del emprendimiento. En 2010 publicó en Ediciones Deusto el manual “Finanzas para emprendedores”, que hasta la fecha ha conocido tres ediciones y ha salido en Booket en edición de bolsillo. Su vida profesional ha transcurrido como economista en el sector privado y en el público. Después de residir durante varios años en distintos países regresó a España, donde reparte su tiempo libre entre la familia, la ayuda a jóvenes emprendedores y las novelas de intriga. “El informe Müller” (Umbriel, 2013) es su primera obra de ficción, y en octubre de 2013 apareció su segunda novela, “La suave superficie de la culata”. En 2014 se ha publicado su nueva novela, “La tercera versión”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *