Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Otras entradas Señores políticos
formats

Señores políticos

Señores políticos: la ciudadanía los ha calado. Es vergonzoso ver sus giras en vísperas de elecciones para hacer mítines en los que se les llena la boca de mentiras que no dudan en pronunciar en aras de la victoria, lo único que a ustedes les importa. Campañas electorales financiadas por banqueros sin escrúpulos que manejan las encuestas como nadie, ya que sus fines no son altruistas ni mucho menos. Cualquier cosa que hace un banco es una inversión.

Juegan ustedes con las voluntades, con las ilusiones y con el desconocimiento de las personas decentes. Hay gente que no sabe que ustedes reciben dinero del Estado, sí, dinero que procede de nuestros impuestos, por cada voto que cosechan. Los bancos sí lo saben, claro. Hay gente que desconoce que ustedes obtienen mucho más que unos cuantos asientos en el parlamento. Por lo que ustedes se dejan las gargantas en plazas de toros, estadios y demás recintos es por el poder ilimitado que adquieren por obra y gracia de votantes que, en la mayoría de los casos, desconocen las cloacas de este sistema mal llamado democracia. Nombran ustedes presidentes de fundaciones, de diputaciones, vicepresidentes, secretarios, asesores y demás cargos que cobran sueldos estratosféricos, viajan en cochazos oficiales y cobran dietas con las que se comen todo, marisco y vinos, pisos de lujo, trajes de marca, etcétera.

Ustedes lo que hacen es prepararse retiros de oro en consejos de administración de multinacionales a las que favorecen descaradamente en detrimento de la ciudadanía. Me muero de la vergüenza cuando hablan de sus “carreras políticas”. La política no es una carrera, señores, es una vocación. Una carrera es la de medicina o periodismo. Me da vergüenza ajena cuando un puñado de periodistas desinformados les llaman a ustedes “funcionarios”, como si ustedes hubieran tenido que hincar los codos y superar unas duras pruebas. Don Corleone o cualquier personaje de ficción es un aprendiz a su lado.

Ustedes no resuelven problemas, que es para lo que se les elige, ustedes los crean y luego dedican partidas presupuestarias millonarias para resolverlos que se reparten entre ustedes y sus amigos. Y mientras, millones de ciudadanos en paro visitan a diario los comedores sociales. Ciudadanos en paro que han perdido sus trabajos, sus viviendas y su dignidad. Han saqueado las arcas públicas especulando, haciendo concesiones a dedo, desviando fondos. Lo suyo es un negocio sucio a gran escala con intereses diversos. Se han forrado con las recalificaciones de terrenos PÚBLICOS, y cuando se ha acabado el chollo del ladrillo se han dedicado ustedes a privatizar servicios PÚBLICOS, dilapidando, una vez más, un dinero que no es suyo, sino de los ciudadanos.

Tienen ustedes suerte de la resignación con que se toman las cosas las personas decentes. Porque de otra forma, aquí iba a arder Troya.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *