Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Otras entradas Ciudad en llamas, de José Luis Muñoz
formats

Ciudad en llamas, de José Luis Muñoz

Como lector compulsivo, irredento y ya echado a perder, por mucha presbicia o migrañas que me acucien, siempre estoy pendiente de lo que hace José Luis Muñoz, un tipo al que imagino, allá donde esté, pegado al ordenador, inventando historias y redactándolas. También suelo pasar por su blog, ya que en su condición de aventurero, suele narrarnos en plan cuaderno de bitácora todos sus viajes, de los que supongo saca buena parte de sus historias. José Luis ha publicado con un buen puñado de editoriales, tanto con las grandes como con las independientes y ha ganado algunos de los premios más prestigiosos de este país, algunos ya extinguidos, lamentablemente. Me temo también, que escribe más deprisa de lo que cualquier editorial podría publicarle. Una pena, ya que sus lectores seguro que nos perdemos alguna joya que permanece secuestrada en el disco duro de su ordenador.

Uno ya va siendo mayor y los años pasan sin darte cuenta. Y como también se pierde memoria, no podría deciros desde cuándo conozco su obra, pero sí que me he leído unas cuantas y ninguna me ha decepcionado. Y eso que este escritor todo terreno ha pasado con la cabeza bien alta por una gran variedad de géneros: novela negra, histórica, literatura de viajes, novela erótica…, y ahora nos sorprende con una distopía, una novela futurista que esperemos no sea profética como las del maestro Verne. Cuando recibí la noticia de su publicación, teniendo en cuenta que dos de los libros que más me han marcado han sido “Un mundo feliz” y “1984”, y la fidelidad literaria que profeso a este autor, no tuve ninguna duda en adquirirla. Apostar por el maestro no tiene mérito, es apostar sobre seguro.

“Ciudad en llamas” (Neverland ediciones) es una novela que transcurre en el año 2070. Finalmente, las corporaciones han tomado el mando aboliendo la democracia y los derechos civiles. La sociedad se divide en súbditos, que gozan de todas las comodidades, y en intrusos, que vagan por las calles bajo un sol abrasador y conviven diariamente con la miseria, la destrucción, los asesinatos y la guerra. La historia nos la cuenta Iam, el protagonista, en primera persona, un policía de BCN (Barcelona) que trabaja para una franquicia de seguridad, pues a eso se han reducido los cuerpos de seguridad, que actúan como compañías privadas que entregan a indeseables al mejor postor para que ejerzan la tortura y la venganza. Iam es feliz hasta que una mujer le encarga que investigue la muerte de su marido, un profesor que se ha dedicado toda la vida a leer y a investigar la Historia, actividades demasiado subversivas como para que el poder le permita seguir viviendo.

Siendo, ya digo, una novela futurista que nos pasea a través de una distopía paranoide y apocalíptica, la trama tiene tintes negros, por los asesinatos, las investigaciones y el paisaje negro criminal que nos dibuja. Pero no creáis que la cosa queda ahí, ya que en las novelas de José Luis Muñoz siempre hay humor (por ejemplo, se puede elegir ver las noticias en spanglish) y erotismo (cualquiera puede acudir a los locales de PayforSex y cumplir sus fantasías sexuales con clones de Marilyn Monroe o de Sara Montiel). Pero también es una novela filosófica, ya que sobre todo en los audios que Iam tiene que escuchar del profesor, se ponen de manifiesto valores que nunca se debieron perder, toda una reflexión lúcida que hacen que las convicciones del policía se tambaleen.

Si a esto unimos la fluidez de la prosa y el estilo sencillo y directo, se puede decir que la novela te mantiene enganchado, deseando tener un rato para volver a ella. Una novela altamente recomendable, al igual que todas las del autor. Así da gusto, oiga.

 

El autor:

José Luis Muñoz (Salamanca, 1951), escritor multipremiado con alguno de los galardones más prestigiosos del panorama literario español, viajero incansable y nómada por naturaleza,  es uno de los referentes actuales de la novela negra española. Ha colaborado en diversos medios de comunicación con artículos de opinión en El Periódico, El Mundo, El Observador, El Independiente y El Sol; publicado reportajes de sus viajes en Viajes National Geographique, Traveler y Nómadas; artículos sobre cine en Cinemanía, Culturamas, El Destilador Cultural, TravelArte; relatos y reportajes en las revistas Interviú, Playboy, Penthouse, DT y GQ, sobre literatura en Leer, Narrativas y Calibre 38, y alegatos políticos en Crónica Popular, El Importuno o en la revista Sub-Urbano de Miami. Ha dictado conferencias en universidades de Latinoamérica, es un asiduo participante de la Semana negra de Gijón, desde su primera edición, y de la Miami Book Fire. Su popular blog, La soledad del corredor de fondo (http://lasoledaddelcorredordefondo.blogspot.com), donde publica sus andanzas literarias y vitales bajo el título de Diario de un escritor, acumula 400.000 visitas.

De sus treinta y tres libros publicados hasta la fecha, entre novelas y colecciones de relatos,  destacan El cadáver bajo el jardín (premio Tigre Juan), Mala hierba, Pubis de vello rojo (Premio La Sonrisa Vertical), Lifting (Premio Café Gijón), La pérdida del Paraíso, Lluvia de níquel, La caraqueña del Maní, El mal absoluto, El corazón de Yacaré, Marea de sangre, La Frontera Sur, Llueve sobre La Habana y Patpong Road. En Neverland publicó La mujer ígnea y otros relatos oscuros, una recopilación de sus mejores cuentos premiados. Sus libros han sido traducidos al francés, italiano, checo y búlgaro.

Tras explorar todos los géneros literarios, regresa al futurismo,  y lo hace ambientando su última novela, Ciudad en llamas, en una hipotética Barcelona del 2070 sumida en el caos absoluto. José Luis Muñoz retoma la estela que dejara con Barcelona negra (Etiqueta Negra, 1987),  su segunda novela, con la que obtuvo el premio Azorín.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

2 de respuestas

  1. Gracias,Paco, por leer tan bien mi libro y celebro que te haya gustado. Para mí es una suerte tenerte como amigo y colega. Por muchos años, aunque no somos ná.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *