Facebook Twitter Gplus Flickr Pinterest LinkedIn YouTube Google Maps E-mail RSS
Home Otras entradas La broma del cromosoma
formats

La broma del cromosoma

Menudo subidón para nuestra autoestima. Hemos fabricado –uso la primera persona del plural del presente de indicativo, tal y como se suele aplicar en el lenguaje futbolístico, porque cuando se gana, afirmamos por ejemplo que: hemos ganado a Alemania, y cuando se pierde dejamos claro que: España ha perdido contra los germanos–, y como se supone que aquí hemos ganado algo, decía que, hemos fabricado el primer cromosoma sintético de la levadura.
De la levadura, amigos. Ahí es nada.
No hablamos del cromosoma del salvado de trigo. Ni del mijo. Ni de los Kellogg´s. Ni de la leche de almendras. No señor. Hemos fabricado el cromosoma sintético de la levadura.
La genética, que es la ciencia del mañana, ha hecho, al igual que Marty Mcfly, un viaje al pasado para resolver nuestros problemas del futuro, y sin embargo, se ha olvidado de arreglar nuestros dilemas del hoy.
No. No soy tan troglodita como para no darme cuenta de la trascendencia del hallazgo. Es más, felicito al profesor Jef Boeke y al resto de sus colegas de las batas blancas que posiblemente con este descubrimiento, estén impulsando otros avances científicos de incalculable valor para la humanidad.
Este hito, puede por ejemplo, abrir la puerta que nos descubra el secreto intemporal del genoma de la manteca colorá.
Incluso, si somos audaces, antes del 2035 –lo de la fecha es un pegote que me tiro, porque siempre queda bien citar al tuntún una fecha que quede como futurista–, podremos desvelar otro inquietante enigma científico; hablo de averiguar con precisión los kilogramos exactos de la nueva medida de peso que últimamente se ha dado en llamarse : el Falete.
Ahora como es natural, viene el pero.
Pero… aún sabiendo que este es un paso fundamental para completar en el futuro el genoma del ser humano, me pregunto si la ciencia no debería estar volcada en otras investigaciones más domésticas y apremiantes.
No sé, digo yo, en plan egoísta, quizá con menos inversión y un poquito más de buena voluntad, se podría haber hallado ya una manera de disolver las piedras del riñón y que no nos las extraigan introduciéndonos una sonda por el morenete; o si no es mucho pedir ¿qué tal si le damos una vuelta al estudio de una colonoscopia menos invasiva y humillante que la actual?
Ya puestos, en plan humanista –y ahora ya, también en serio–, quizá deberíamos potenciar la investigación de la producción masiva de alimentos que erradique el hambre mundial; porque esas dos palabras tan manidas: hambre mundial, engloban a las docenas de miles de nuestros hermanos que en todo el mundo, hoy, al igual que tantos días durante tantos años, han muerto de hambre. Muertes que podríamos haber evitado, si hubiésemos destinado a cada inocente fallecido, el ridículo importe que cuesta un par de guantes de goma de los que han usado los científicos del proyecto del cromosoma de la levadura de los cojones.
Puede que esté equivocado, pero creo que si tenemos una tecnología lo suficientemente avanzada como para lanzar satélites al espacio y fabricar cromosomas sintéticos de la levadura, será menos complicado que investiguemos como irrigar terrenos desérticos para cultivar hortalizas y legumbres y que broten también, pastos para reses que alimenten a todos los seres humanos; aunque luego, nos metan una goma por salva sea la parte, para explorarnos el colon a los que tenemos la mala costumbre de comer tres veces al día.
Con esto del cromosoma –menuda broma de título para una chirigota, que pena que hayan pasado los Carnavales–, ya se habla en los parqués bursátiles de jugosos beneficios en novedosos productos biotecnológicos –inviertan en farmacéuticas–, y de nuevas levaduras que tolerarán mayores volúmenes de alcohol –caña aquí–, e incluso, de la construcción artificial del genoma humano.
Esto último no lo veo claro. No entiendo el interés en jugar a ser dioses y la obsesión por falsificar a un ser humano en un laboratorio, como si hubiese algo loable en descender de nuestra auténtica humanidad para imprimir una fotocopia de la misma.
Porque volviendo al lenguaje futbolero, en vez de jugar en segunda división, mejor hacerlo en primera ¿no les parece?
Eso sí, sin chupar balón y pasándole la pelota a todo el mundo.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

4 de respuestas

  1. Gerardo Rivera Cartagena

    Excelente…!!!!

  2. Anna

    UN DILEMA….Y NO GANAMOS !!!No interesa a nadie a q ganemos..

  3. Mercedes

    Excelente…!!!

  4. Pedro Martínez Agüera

    ¿… donde vamos a parar…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *