Facebook Twitter Gplus YouTube RSS
magnify
Home Entradas anteriores Ligar en Internet VII
formats

Ligar en Internet VII

Internet puede conseguir que eches un polvo sin apenas mover un dedo gracias a los eventos que tus amigos convocan en la redes sociales: ellos se ahorran una pasta en llamadas telefónicas… y tú en putas. Aunque debas pagar otro precio: hacer vida social… como mínimo en el ciberespacio.

El último de estos saraos al que acudí fue la fiesta de cumpleaños de un amigo. Es 10 años más joven. Y comparte piso. Así que, en menos que un canta un gallo, me vi rodeado de chavalería desconocida. Y yo, que sufro timidez crónica (sobre todo con la garganta seca) recurrí a una técnica que siempre me da muy buenos resultados: la del DJ. Te sientas junto al ordenador de la música y poco a poco te haces con el control. Con esto consigues un montón de puntos porque:

a) no estás en el meollo de la fiesta, lo que pondría de manifiesto tu incapacidad para relacionarte, y es mucho más atractivo que estar hora tras hora en el sofá, cubata en mano, como el típico loser… o pegado a la ventana fumando un piti tras otro… como un paria.

b) si tienes un mínimo de talento pinchando no te echarán a patadas y, además, ni siquiera tendrás que levantarte por bebida o comida: lo harán ellos. Y ellas.

c) la gente se acercará a pedirte canciones. Que sí, que ellas también. Incluso podrás dedicárselas.

Al cabo de un rato se había formado un círculo junto a mí y hasta yo charlaba animadamente y reía.

– Serás cabrón- me dijo mi amigo camino del baño-. Estás rodeado…

Y cuando volví me di cuenta de que tenia razón: una chica a mi izquierda y otra a la derecha. Ambas en actitud… digamos, receptiva.

– Son como dos gatas en celo.

En esto quizá exageró.

Pero lo cierto es que ahí estaban. Lo cual suponía enfrentarme al peor de los desafíos: no ir a por la que siempre, en el último momento, se echa atrás.

Y suelo ser experto en eso.

Pero, cáscaras Heidi, acerté.

28 años. Pelirroja. Ojos claros. Un piercing en la nariz. Y múltiples tatuajes. Mi hermano dice que siempre salgo con pijas. Y no es porque yo las busque. Ahora entenderéis la razón.

Era divertida. Guapa. Y lista. Nos acabamos liando en un bar donde me enteré de que uno del grupo era su ex.

– Todavía me llevo un par de hostias- le dije a mi amigo.

– Qué va. Están todos súper contentos porque se haya liado contigo.

Así que acabamos en su casa. No voy a entrar en detalles. Pero a la mañana siguiente me hizo vivir uno de los momentos más eróticos de mi vida: estábamos desnudos en la cama. Entonces me dijo que abriera un cajón y eligiera unas bragas. Cuando se las di… me pidió que las pusiera.

Ufffffff…

Por eso dije al principio que Internet puede conseguir que eches un polvo. Y por eso salgo con pijas. Porque si una chavala como la de aquella noche se cruza en mi vida… no quiere nada más.

Dos meses después fuimos al cine. Y hasta hoy.

Cuando tenía 20 años soñaba con encontrar chicas así, de una sola noche.

Ahora… supongo que me daría igual…

Si la que lo hace es divertida. Guapa…

Y lista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *