La guerra de Taxi contra Uber y Cabify

El pasado 26 de Junio fue aprobado por el Área Metropolitana de Barcelona, que preside la alcaldesa Ada Colau, un reglamento que permite la autorización del uso de servicios urbanos para los que se necesita tener la licencia VTC como los servicios que prestan las compañías de Uber y Cabify. Este hecho desencadenó el desacuerdo del sector del taxi y, desde el cual, se manifestaron y velar así por su negocio.

Las licencias VTC han existido desde, prácticamente, 2009 y siempre han tenido algunas limitaciones para que no perjudicase al sector del taxi. No puede circular en busca de captar a nuevos clientes, el viaje tiene que estar precontratado. Está limitado el número de licencias que puede haber en el mercado con el ratio de una licencia VTC por cada 30 taxis. Se empleaban para, por ejemplo, conducir limusinas, los coches contratados a través de los hoteles… y prestar servicios quizás de alta gama. La Ley Omnibus que se aprobó en 2009, este nuevo servicio empezó a emerger y muchas de estas limitaciones, desaparecieron, entre las cuales desapareció este ratio. Lo que supuso un aumento de la demanda de cientos empresarios y oportunistas que vieron la posibilidad de ofrecer este servicio a un precio económico. Estuvo vigente hasta 2015, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy se posicionó a favor de los taxi al introducir de nuevo en el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROT) el ratio. Suponiendo de esta forma que las miles de licencias que se habían solicitado y aún no habían sido concedidas, quedarán en suspenso que, a su vez, llevó a reclamaciones judiciales que se estaban resolviendo ahora.

Ambas multinacionales aprovechan las tecnologías con el fin de modernizar el sector al mismo tiempo de actualizarse y adaptarse a la nueva era de la información, y lanzar su modelo de negocio. Por su parte, el sector del taxi queda obsoleto y jamás ha tenido este problema, porque hasta ahora, no tenían competencia. Si realmente quieres que tu negocio no se vea pisoteado por el resto, necesitas reciclarte y adaptarte al cambio. En términos de marketing, además necesitas atender a las necesidades del consumidor y ofrecerle beneficios con el fin de recibir un feedback por su parte. Y una vez captes su atención, que te recomiende a su círculo más cercano y a su vez, ganar confianza y terreno en el mercado. Y un negocio que está en buen estado, por muy alta que sea su competencia, jamás tendría problema para captar a nuevos clientes, ni siquiera con los que ya cuenta. Más bien todo lo contrario, la competencia tendría problemas a la hora de entrar al mercado al ser nuevo en el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *