La tecnología disruptiva que cambiará el paradigma de Internet: La Blockchain

Al igual que Internet revolucionó nuestras vidas y cambió los modelos de negocio de industrias y empresas, la tecnología Blockchain está dando lugar desde su aparición en 2009, a un patrón que se basa en la descentralización de la confianza, en la que tiene como protagonismo la transacción de los datos y la libre información que circula por la red sin intermediarios ni terceros. Si Internet nos proporciona el fácil acceso a toda la información que queramos, la blockchain nos ofrece fortalecer y solidificar nuestras relaciones personales, ahorrar costes y mejorar nuestro flujo de trabajo en empresas e instituciones. Podemos decir que estamos ante una nueva etapa que se abre paso en el mundo a través de la cultura, la ciencia, la sociedad y las instituciones a pasos agigantados de la que nos veremos obligados a ponernos a la orden del día para no quedarnos atrás.

La tecnología Blockchain surgió mucho antes del nacimiento de las criptomonedas bitcoins y define una nueva forma de relación en Internet, al igual que también supone una reinterpretación de conceptos como información, libertad y privacidad. Asimismo, se encuentra en su origen movimientos filosóficos y sociales como el hacktivismo, cypherpunks y el libertarismo que defienden la libertad de expresión y el apoyo hacia toda acción que estimule la curiosidad y el interés por parte del individuo. Desde el hacktivismo se quería definir un software con el que se facilitase la comunicación entre personas de distintos países y al mismo tiempo que fuera resistente a aquellos Gobiernos que cayesen en la tentación de espiar a sus ciudadanos. En cuanto al movimiento cypherpunks que derivó de los cyberpunks, un género literario y contracultural que defendía de manera exacerbada la libertad de expresión e información como la privacidad de las comunicaciones, que estuvo de boga durante los 80s. Vieron en la criptografía y en la tecnología el medio para alcanzar esos objetivos en el mundo digital. A su vez, los cypherpunks realizaron varios experimentos de dinero digital y más adelante, entre sus líderes se encontró inspiración para crear Bitcoin.

Aunque las posibilidades de éxito son inciertas y será la propia inercia del movimiento la que arrastre a las masas hacia esas nuevas formas de organización, una vez se convenzan de que los resultados obtenidos con ellas son superiores a los actuales. Aún así, ya existen países (Londres, San Francisco, Nueva York o Singapur) que se han posicionado de forma muy activa en el Internet del valor. En cuanto a la historia de los negocios, Visa representa uno de los mejores ejemplos para explicar el uso generalizado de los Bitcoin. No es más que una red de telecomunicaciones que envía mensajes de pagos por todo el mundo y garantiza que cada transacción aprobada será ejecutada. Una red de bits que cuentan con la seguridad y garantía de los bancos y empresas por todo el mundo, que unen sus fuerzas para seguir utilizándola, apoyándose mutuamente y por la que se benefician a todos.

Ahí radica el problema de este nuevo paradigma y los Bitcoins, aún no cuenta con la suficiente seguridad de sus ciudadanos, empresas y entidades bancarias que garantice si algún nodo de la red no cumple con su obligación de liquidar una transacción, ¿el sistema cubrirá ese incumplimiento? Porque, a diferencia de Visa, quien su eje central se encuentra en alguna entidad de la que parten todos los datos y la información, Bitcoin es un código abierto que permite a cualquiera consultar, contribuir o utilizarlo. Para ello, se hace vital gestionar nuestra integridad, carácter, ética, conocimientos y comportamientos altruistas. A su vez, este valor añadido de tener el control absoluto de nuestras acciones supone para la sociedad un avance cultural en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *