República Catalana

El pasado viernes 27 de octubre el Parlament aprobó en ausencia de la oposición la resolución para declarar la Independencia y abrir un proceso constituyente que terminase con la aprobación de la Constitución de la República.

Se ha proclamado en definitiva la independencia de Catalunya. En cambio, siento más lástima que alegría. No por su independencia, ni porque ahora seamos una comunidad Autónoma menos de nuestro país, y todo lo que esto conlleva en gastos. Por este aspecto, sonrío y soy feliz. Me pongo en pie, vitoreo sus nombres y aplaudo. Aplaudo por la libertad de un pueblo y porque su futuro esté en sus manos. Nadie quiere su potestad en manos de quien dice representarle y no se pronuncia en su nombre.

Escribo estas líneas días después de todo lo ocurrido, velando su luto y llorando en silencio. A partir de este momento, Catalunya ya no pertenece a España, ni tampoco a la Unión Europea. Catalunya sigue sin ser un país, y hasta que lo sea, pueden llover años. Antes de que eso ocurra, se tiene que celebrar un consenso entre todos los Estados europeos y llegar a un acuerdo entre ellos.

Realzo mi voz y vuelvo a decir: No estoy mal porque se haya pronunciado en definitiva su independencia, sino por todo lo que esto conlleva, porque sin darse cuenta, Catalunya cada vez está más hundida.

 

 

 

Descansa en paz.

 

2 pensamientos en “República Catalana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *