Mi primer artículo

Este blog surge debido al ambiente generado por diversos factores (la crisis económica, el paro…) de los que no se para de habla en la sociedad; y la necesidad de inculcar mi propio pensamiento y visión del mundo al respecto, con el pequeño nombre que poseo. En el mismo, iré publicando artículos propios sobre política, economía, sociedad, poesía, filosofía… todos ellos serán de uso, consumo y beneficio libre, a excepción de los poemas que estarán registrados en la propiedad intelectual.

El comportamiento de los políticos haciendo referencia a la cultura, la devalúan y nos dificultan así a pasos agigantados el acceso a ella. Nuestra manera de concebir la realidad en estos momentos, y la manía que tenemos de callar todo aquello que sólo conseguimos mediante el voto y la palabra (teniendo también otros muchos canales y medios para hacernos llegar y, en cambio, no hacemos nada); ignorando así el desastre en el cual nos vemos sucumbidos. Mientras nos echan la culpa de que “la crisis” ha sido causa de haber gastado por encima de nuestras posibilidades en tiempos anteriores, por ende, nos intentan tranquilizar año tras año al decirnos que estamos “saliendo” de ella. Tengamos en cuenta que la burbuja inmobiliaria estalló en el 2007 y, a partir de ese año, la tasa del paro o desempleo no ha parado de crecer, e incluso en algunas provincias han duplicado su propio porcentaje, las cotizaciones continúan bajando, devaluando por otra parte el euro frente a las demás monedas internacionales y, por consiguiente, los valores en bolsa continúan cayendo. Políticos y banqueros culpan con mayor frecuencia al sector público y a las familias de las pésimas condiciones en las que nos encontramos ahora; cuando, momentos críticos como, puede ser, el rescate financiero de Bankia hundieron aún más la economía española.

Los telediarios ya sólo dan malas noticias sin prestar un mínimo interés a aquellas que posean connotaciones positivas. Me parece increíble que, en las noticias, también se dediquen a enmascarar la realidad con el fin de ganar audiencia, en vez de informar sobre lo que ocurre en el mundo.

Nos alarmamos al ver que un actor, músico o cualquier artista recoge su premio, y enfadados con nosotros mismos apagamos la tele y nos vamos directos a la cama esperando a que el día siguiente sea mejor. No somos nosotros, quizá, si lo fuésemos ese premio si fuera merecido; por ende, insultamos en vano. ¿Y si en lugar de emplear nuestro tiempo en maldecir el bien ajeno nos dedicásemos a trabajar más? Empezaríamos a conseguir grandes recompensas y premios. Estoy casi segura que esa cifra crecería notablemente si nos volcásemos de lleno en nuestro trabajo y dejásemos de envidiar la recompensa de los demás. Para que me entiendas, nombro a unos cuantos genios desde las distintas áreas de disciplina:

Charles Chaplin, Ludwin Van Beethoven, Wolfgang Amadeus Mozart, Rubén Darío, Antonio Machado, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Salvador Dalí, Pablo Ruíz Picasso, Miguel de Cervantes, Pablo Neruda, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, José de Espronceda, Dámaso Alonso, José Zorilla, Pedro Calderón de la Barca, Andy Warhol… etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *