magnify
formats

SANT JORDI

No entiendo por qué no importamos Sant Jordi -o San Jorge para los que prefieran la versión castellanizada- de Cataluña al resto de España. Que regalemos a nuestras personas más queridas una rosa y un libro, me parece un gesto elegante y delicado, sin caer en la cursilería del Día de los Enamorados, en el que, dependiendo de cómo demos rienda suelta a nuestros sentimientos, podemos perder hasta la dignidad o, en el mejor de los casos, la cartera.

En cambio, una sola rosa siempre resultará discreta. Y un libro, en los tiempos que corren, hasta original, además de contribuir a la promoción de la cultura, que nunca está de más.

El Día de los Enamorados, para más inri, cae en pleno invierno, en el aburrido mes de febrero, y para rematar, aún andamos como locos buscando en los montones desordenados de las rebajas, con lo que los grandes almacenes aprovechan el tirón para desplegar su armamentística comercial.

Otra razón de importación. Si regalase algo en el día de los enamorados, no me imagino comentándolo con mis compañeros de trabajo, por ejemplo. Resultaría un tema demasiado íntimo y no nos animaríamos los unos a los otros. En cambio, sí me veo hablando del libro que hubiera elegido para San Jorge, con lo que, aunque posiblemente bajaría la media del coste del regalo, subiría la recaudación final porque muchos se sumarían a la compra sencilla de una rosa y un libro (punto para el comercio), sin mencionar el ahorro que supondría en el tiempo que tendríamos que dedicar a decidir el dichoso regalo (punto para la pareja).

Además, con San Jorge llega la primavera y, desde 1995, según lo declaró la UNESCO, el 23 de abril es también el Día Mundial del Libro. Y luego está la historia de San Jorge y el Dragón, común en casi toda Europa y que de por sí es novelesca: el héroe que mató al dragón y salvó a la princesa.

Dicho todo esto, por favor, votos a favor y votos en contra.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

2 de respuestas

  1. Susi

    A mi particularmente me parece un regalo muy oportuno, dado que además dependiendo del contenido del libro lo puedes utilizar para transmitir todo lo que quieras a esa persona.
    Ya sea diversión, evasión, amor, intriga, emociones o por qué no, algo que no eres capaz de explicar y otro se ha encargado de escribirlo por ti. Me parece que mi voto va a favor de esta importación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *