Facebook Twitter LinkedIn YouTube E-mail RSS
magnify
Home Otras entradas Almas grises
formats

Almas grises

Una inyección de adrenalina. Un chute de violencia que deja un regusto amargo sobre la lengua, como un café con sal (sabe horroroso pero cura la borrachera).

Un tren sin control que sabe muy bien hacia dónde se dirige y contra qué se va a estrellar.

Un puñetazo en el estómago de esos que hacen reír al malo de la peli (doloroso pero necesario).

Así vi Almas grises, de Juan Luis Marín, cuando la lei hace casi dos años y así la he vuelto a ver al reelerla esta semana pasada.

Una conjunción de palabras inyectadas en el papel que no serían nada de no ser por el talento de este autor. En ellas nos describe hechos oscuros, corrupción, violencia, vejación, maltrato, tortura; aunque de una forma que yo personalmente calificaría de novedosa.

Juan Luis nos introduce en esta frenética historia de la mano de varios policias de, digamos, dudosa confianza a la vez que nos relata la vida de un asesino brutal, sediento de sangre y un héroe que es todo menos lo que aparenta ser.

El ritmo de la novela, rozando más a guión cinematográfico, es frenético. Hay momentos en que da la sensación de estar en las calles de La Capital y que de cualquier esquina, de la oscuridad más absoluta de un callejón oliente a orin, saldrá Toledano a perseguirte para acabar con tu maldita existencia.

Con una prosa excelente, unos giros inesperados que te dejarán sin aliento y unos personajes que te caerán bien y mal al mismo tiempo. Escenarios ambientados con sorprendente realismo y una cruda realidad encerrada en ellos.

Pues aunque Almas grises no deje de ser una novela de ficción, el drama social que gritan sus páginas sucede en cada rincón de cada pueblo, por mucho que no lo queramos ver.

No tengo más que invitaros a que os adentreis en este magnífico mundo y que os dejeis llevar por su oscuridad.

Chapó, Juan Luis Marín
y bienvenida Almas grises a mi variopinta estantería.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *