magnify
Home Últimas entradas Se busca decorador literario
formats

Se busca decorador literario

«Busco una persona que decore mi obra literaria».

Acabo de recibir un e-mail que empieza exactamente así. He creído que su inico podría tratarse de una forma de llamar mi atención.  Pero me temo que su autor -a quien no conozco de nada, por cierto- hablaba en serio:

«Es una novela de misterio y necesito que me la adornen literariamente«.

Algo falla cuando estamos convencidos de que el estilo es un adorno. Que la literatura es un complemento externo a la propia historia. Sí, algo falla cuando creemos que  las novelas se pueden tunear y convertir lo que no es literario en algo que sí lo sea.

Y  ese algo que no funciona no es solo la ignorancia de quien piensa que tener algo que contar -todos lo tenemos, sin duda- es, por sí solo, sinónimo de autoría literaria. Ese algo es también la ignorancia que, en parte, ha fomentado el propio mundo editorial.

¿Cuántos escritores hemos tenido que adornar tal o cual texto ajeno para que pareciera literario? ¿Cuántas llamadas hemos recibido de tal o cual editorial para darle vida a una obra que había nacido muerta y que querían publicar única y exclusivamente por el rostro -a ser posible, mediático y conocido- que aparecía en su cubierta? No hace falta dar nombres -cada cual sabe y conoce los suyos-, pero está claro que entre todos hemos contribuido -unos por necesidad: los autores también comemos, otros por afán de ventas- a mezclar lo literario con lo que, definitivamente, no lo es.

La literatura no es un cómo que se superpone a un qué. Es, más bien, al revés: un qué nacido desde su propio -e irrenunciable- cómo. Claro que podemos customizar textos no literarios y jugar con ellos hasta travestirlos en algo totalmente distinto. Pero esta forma de transtextualidad no tiene nada que ver con la imposición de un dress code que garantice que una prosa pedestre puede convertirse en prosa literaria. El novelista construye mundos a través de sus palabras, de modo que la forma en que las ubica -en que sitúa cada uno de esos cimientos- tiene repercusiones inmediatas en el edificio resultante. Las grandes catedrales de nuestra narrativa son indisociables de su lenguaje, de la visión del mundo que este encierra, de lo que connota cada palabra, de lo que evoca cada adjetivo, de lo que sugiere cada pausa. Porque las palabras dicen tanto como callan los silencios, convirtiéndonos en cómplices de esa compleja arquitectura de lo ficticio en la que somos, como lectores, cómplices de quien maneja las herramientas (verbales, claro).

El autor de mi e-mail, sin embargo, piensa de forma muy distinta. Y puede que, en su búsqueda, incluso tenga suerte. Porque si su novela cae en las manos del editor adecuado -alguien que no crea en la necesidad de construir una voz propia para justificar el hecho literario-, este se pondrá manos a la obra para que alguien la maquille, la vista con más o menos gracia y, entre juegos de manos y trampantojos varios, la deje lista para las pasarelas de los más vendidos, el desfile favorito del sector.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

5 de respuestas

  1. Muy interesante Fernando, das en una clave. En una ocasión le escuché a una persona ( con buena voluntad) decirle a otra que necesitaba comprar el carnet de conducir. Esa persona ignoraba que algo habitual de su pais era corrupción. Estaba tan normalizado que lo había olvidado. Tú en esta entrada me lo has recordado. Hay tantos intereses, tantos vicios, tantas formas de hacer naturalizadas, por imposición del mercado, etc que llega un momento que se nos olvida cómo debería ser un asunto, como tú has hecho.
    Quienes estamos aprendiendo a escribir de adultos, vemos las cuestiones por primera vez, que chocan y mucho. ( Ese intrusismo propio de las nuevas tecnologías, los blogs, la madurez personal, sacar lo que se tiene dentro, por lo que sea). Y reconozco que este tipo de cosas me chocan por primera vez. Un abrazo y gracias.

  2. fernandojlopez

    Gracias a ti por la reflexión, Manuel. Y en cuanto a aprender: todos estamos en ello. Es lo hermoso de la literatura, su connatural incertidumbre… Un abrazo

  3. Anónimo

    Me toma de sorpresa ese tema, ¿Cómo sería? Caminar despacito hacia la ruta de una gran catedral y pedir por favorcito, me arregla mi escritito. Saludos, esta interesante ese conocimiento.

  4. Fantastically great bless you, It is my view your trusty followers may well want more information like this keep up the great effort.

  5. Anónimo

    mama ma lo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.