Facebook Twitter Gplus E-mail RSS
magnify
Home Otras entradas EL ATENEO DE SEVILLA APUESTA POR LOS ESCRITORES
formats

EL ATENEO DE SEVILLA APUESTA POR LOS ESCRITORES

Ayer, 14 de junio de 2013, el jurado del Ateneo de Sevilla falló el premio a sus dos modalidades: Ateneo y Ateneo Joven. En el patio del Alcázar de Sevilla, nos reunimos algunos privilegiados para celebrar la literatura.

Los premio Ateneos son  uno de los decanos en nuestro país con cuarenta y cinco años a sus espaldas y habiendo pasado por su nómina de premiados escritores de la categoría de Carmen Conde, José Manuel Caballero Bonald o Fernado Marías. La categoría Joven lleva tan sólo dieciocho años, pero cuenta entre sus premiados con escritores que ya han demostrado que, aquella confianza que depositó Algaida en ellos, era merecida: Care Santos, María Zaragoza o Lorenzo Luego.

Este último repite Ateneo, esta vez en la modalidad senior, con su novela El infierno de Dante. Luengo, madrileño de treinta y nueve años, ganó hace cuatro años con su novela Amerika que ha sido traducida en EEUU. Luengo procede, como él mismo afirmó a la prensa ayer, tras recibir el galardón, «del más bajo escalafón de la literatura: los concursos.» Pero, Luengo ha demostrado a lo largo de todos estos años que posee una calidad que no está al alcance de cualquiera. Trabajador incansable, perfeccionista hasta la obsesión, el madrileño apuesta por aquello que él entiende que debe ser la literatura: diversión sin que por ello la excelencia del narrador quede en un segundo plano, ni mucho menos.

Juan Soto, al que ya conocimos con Siberia, nació en Murcia en 1985 y se ha destacado por ser un periodista y escritor inquieto, en continua búsqueda de una literatura propia. Con su novela Ajedrez para un detective novato, Ivars crea una distopía desde la realidad que vive España. En la rueda de prensa apuntó que el humor negro es absolutamente imprescindible para afrontar todo lo que nos está aconteciendo y se posicionó del lado de la mirada ácida y crítica de Valle Inclán. El humor como método para contar una realidad que hiere y estigmatiza.

Como dijo Miguel Ángel Matellanes, editor de Algaida, tal vez el titular en esta ocasión debería ser: «Dos escritores ganan un premio literario». Porque eso es lo que ha hecho Algaida una vez más, apostar por la literatura, por la sorpresa dentro de la narrativa, sin olvidar lo que debe posicionar a un escritor dentro del panorama de las letras: la calidad en el estilo y la novedad en las historias.

 

Enhorabuena a los premiados.

 

La foto es de María Zaragoza

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *