fútbol

Diario ruso-español (8)

Todas las semanas sorprendo dos o tres veces a la vecina del bloque de al lado, la que tiene un perrito blanco, tirando la bolsa de la basura a la papelera. Es feísimo. Me llevan los demonios al verla. Cuando... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (7)

«¡No quiero dormir más!», grita Helena desde su cama. Hago que ronco, para escaquearme, pero M hace que ronca aún más fuerte y profundo. Qué sangre fría tiene esta mujer. Yo no sería capaz. Me levanto. Tardo en llegar a... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (6)

Me encuentro con R frente a una administración de lotería, que en realidad ya no es una administración de nada, sino una camisería, que más bien lo fue, porque el local vuelve a estar vacío, con un cartel de Se... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (5)

Me presento en la clínica de fisioterapia a las nueve de la mañana. Para eso tengo que poner el despertador a las siete y media. Camino a oscuras, de puntillas, para no despertar a nadie. Es contraproducente, porque choco con... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (4)

Por fin, ensaladilla rusa para comer. Algunos días, tal vez sin querer, todo apunta hacia el mismo sitio. No lo digo solo por la ensaladilla. En mitad de la madrugada me desvelé y, con la desesperación, me puse a escuchar... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (3)

16 de junio Helena ya sabe escupir a las personas. No tiene estilo, pero el estilo se alcanza lentamente. Aún es joven. Quizá un día lo haga como la protagonista de Laura (1944), de Otto Preminger, una mujer peligrosa que... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (2)

«¿Y qué comemos hoy?», pregunta M desde el baño, tratando de hacerse oír por encima del secador. No hay mañana que no salga ese tema. Es como vivir a diario en la última página de El coronel no tiene quien... Leer más ›

Read More »
Tags:

Diario ruso-español (1)

14 de junio Cuatro horas antes del comienzo del Mundial le pido a mi familia que, en la medida de lo posible, nos vayamos olvidando entre nosotros. «Un mes pasa rápido», digo. Si echas cuentas, y multiplicas sesenta y cuatro... Leer más ›

Read More »
Tags:

La vida en treinta días

Hay años que a la vida solo le pedimos que haya mundial de fútbol. Ni siquiera que haga sol. Solo el mundial te resarce de ciertas contrariedades. No nos extrañe que sin él existiesen todavía con más brío los problemas... Leer más ›

Read More »
Tags:

Un título para Karius

Dos errores centelleantes, con una diferencia de treinta y dos minutos, fue cuanto necesitó Loris Karius para perderlo todo: fortuna, talento, juventud, incluso belleza. Solo se salvó el amor, cuando al finalizar el partido la afición del Liverpool se ...

Read More »