Kermés Literaria

Y entonces volaron…I

Una melancolía repetida, deseada con el ardor de un encuentro sexual imaginado una y mil veces, es un tatuaje invisible sobre la piel. Sólo hace falta un roce, la caricia de una brizna de aire, una palabra en el tono preciso o una imagen para dejar al ...

Read More »

Historias de Semana Santa.

Estendhal en Cáceres. Arde París.La piedra todo lo guarda. Ese fue uno de los pensamientos recurrentes que me acompañaron durante mi estancia como guía en Florencia. Yo era un universitario reflexivo y sensible, también alocado a veces (y hasta artúric...

Read More »

Antes de llegar al suelo ya había muerto.

En el encendido debate sobre si el arte debe ser un puñetazo en la boca del estómago, una caricia en el lomo o ninguna de las dos yo me suelo ubicar en el primer presupuesto. Un buen amigo y compañero siempre pone como ejemplo de ese concepto una frase...

Read More »

Lowenstein

La noche se dibuja con la lentitud de un beso tierno. Una tira de horizonte violeta se ha visto tomada por el negro de las pesadillas. Y, mientras se produce el espectáculo recurrente del fin del día, yo conduzco tranquilo. Vuelvo satisfecho a casa de ...

Read More »

Flor de almendro.

La niña se detiene en un esquinazo de tiempo asfaltado y, resguardada en su voz de algodón, me pregunta el motivo de que la luna no deje de seguirnos. Miramos juntos al cielo y desde allí, y a pesar de ser aún media tarde, se dibuja ya una considerable...

Read More »

Historias de invierno.

El mundo, cada vez lo tengo más claro, es un lugar extraño para gente como yo. El sábado por la mañana fui a un centro comercial a hacer unos recados, entre otras cosas a comprar leche para mi hija. El enorme vestíbulo, donde normalmente corr...

Read More »

Tu vida no vale

Tu vida no vale nada. No vale por esos rasgos únicos, sinceros, grandiosos o mezquinos (tanto da) que te definen. No vale por la singularidad vital que encandila al otro, por las emociones que atesora, por los momentos únicos que vivirá, por el dolor q...

Read More »

Relatos de otoño.

La anochecida en la ciudad tiene algo de irreal, de sueño profundo, de la mirada del otro. El tiempo se sostiene sobre unas varillas caprichosas que, como un pliegue cuántico, lo comprimen o expanden a su antojo. Hay en esos instantes una melodía invis...

Read More »

Historias del verano III.

Un olor a tierra mojada entró por la ventana. La cortina volvió a alzarse y me acerqué con la cautela del que teme romper un hechizo. Quería cazar ese aroma y hacerlo mío. La posible tormenta de verano se deshizo en la tarde. El olor no logró cuajar. P...

Read More »