Descartemos el revolver

Los típicos idiotas

Cuando vives en un sitio como Ourense y eres un desgraciado, como me ocurre a mí, la vida te parece maravillosa porque algunas mañanas te levantas, bajas a la calle, a cero grados centígrados, y ves a Yosi, el vocalista … Sigue leyendo →

Read More »

Bares mugrientos de ayer

Cuando diviso uno de esos bares inhóspitos, congelados en 1983, en los que sirven cubatas a dos euros, entro y pido uno rápido y otro más despacio. No es que tenga problemas de alcohol, o de dinero, pero hace doce … Sigue leyendo →

Read More »

Mechero en los bolsillos

No salgo de casa sin estudiar qué llevo en los bolsillos. Esa maniobra sencilla y rápida a veces te salva la vida, como mirar a un lado y a otro antes de cruzar. Cada quien entiende por vida, naturalmente, lo … Sigue leyendo →

Read More »

Huyamos de aquí

Todos huimos. Hasta las ratas huyen. La vida va de eso. Incluso la muerte. Hay infinitas formas de hacerlo. Ni siquiera tiene que existir una razón. La huida posee una cara absurda que la libera de ese requisito. A la … Sigue leyendo →

Read More »

Mierda periodística

En mi etapa negra, sugerí a una jefa de sección escribir el periódico como una novela. Yo acababa de regresar de cinco días de carnaval seguidos, en un estado deplorable. La idea surgió sola, como parte de una bestial resaca. … Sigue leyendo →

Read More »

La belleza del cero profundo

Todo procede de la ignorancia. La literatura, el arte, todo lo grande, inteligente y bello parte del cero profundo. Somerset Maugham poseía una interesante teoría según la cual, para escribir un buen libro, existen tres reglas que hay que cumplir. … Sigue leyendo →

Read More »

El escupitajo de Rajoy

Esa imagen de Rajoy compareciendo con los suyos, y la prensa escuchando en una habitación aparte, como cuando pones algo de comer al perro, pero en el suelo, confirma que entre periodistas y políticos habrá siempre una distancia de hierro. … Sigue leyendo →

Read More »

Camarero, lo de siempre

Hay muchos tipos de fracaso, pero ninguno peor que ese que nadie diría, excepto tú, que es en realidad un fracaso. Me pasó otra vez anoche, cuando me acerqué al bar a ver el fútbol, me acodé en la barra … Sigue leyendo →

Read More »

«Dominus vobiscum»

Al contrario que los años, los días pasan lentamente. Todo es tan ancho, y por momentos tan solitario y plano, que a ciertas horas la mente se ocupa en cosas lejanas, ajenas al cuerpo y su aquí. Es inevitable despistarse … Sigue leyendo →

Read More »

Últimas tardes de fútbol y bata

Durante una etapa de mi vida usé bata para estar en casa, como George Roper. Fue una etapa oscura y atroz, a la que me precipité, por cosas de la vida, para dar gusto a una novia atroz y oscura. … Sigue leyendo →

Read More »