Descartemos el revolver

Aquellos sí eran puticlubs

Hay muchos puticlubs, pero ninguno es el de Junta Larsen. Ni el de don Anselmo. La literatura está plagada de prostíbulos que solo son eso, prostíbulos, hombres, mujeres, mala música, olor a desinfectante. En cambio, las «casas» de Junta y … Sigue leyendo →

Read More »

Pantojazo de sábado noche

El pantojista, ¿nace o se hace? Difícil pregunta. Cabe la posibilidad de que el pantojista ni exista, o sea de una estirpe que se extingue, al mismo tiempo que se apaga la cepa de las tonadilleras. ¿Porqué quién puede recoger … Sigue leyendo →

Read More »

Era poco matarlo

Tuve una camisa color salmón. Y me la puse. No mucho, pero incluso una vez, fue bastante. Resultó uno de esos crímenes de juventud, como cuando telefoneas al instituto, diez minutos antes del examen, para alertar de que has colocado … Sigue leyendo →

Read More »

Un buen café siempre está asqueroso

Me pasé mi primera semana como periodista pagando cafés a la gente de la redacción. Y a los compañeros de publicidad. Y a los de maquetación. Y a los de la rotativa. Y al informático. Incluso al de mantenimiento. Me … Sigue leyendo →

Read More »

Hombres de acción

En mi familia nunca hubo verdaderos héroes hasta que el tío Cuco, en algunos sitios conocido como José, se hizo contrabandista. Ese día se enroló en una hermosa aventura que lo tuvo seis años durmiendo en un panteón del cementerio, … Sigue leyendo →

Read More »

Yo salí con una traficante

El pasado no pasó, pero pasará, seguramente. A menudo viene del futuro, y eso lleva su tiempo. Hace 28 años, por el día de mi comunión, mi tío Agustín me regaló un tigre de bronce, de un metro de largo. … Sigue leyendo →

Read More »

Gente de pocas palabras

Hablar no es malo, pero hablar poco es mejor. Se acaba antes. En general, hablar debería ser una operación breve más a menudo. No hay tanto que decir, a fin de cuentas. Todo debiera ser relativamente breve, casi siempre, para … Sigue leyendo →

Read More »

Las heces del alcalde

Nunca sabes a ciencia cierta dónde vas a encontrar una buena historia. En mis deprimentes días de cronista de sucesos, resignado a una ciudad en la que no abundaban los crímenes, me especialicé en la rotura de tuberías. No me … Sigue leyendo →

Read More »

La magia del último pase

Nos hemos aficionado a improvisar, y eso me gusta. No hay como estar desesperado, decía Quincy Jones, y tener que comer ratas de desayuno. No tardas demasiado en encontrar otra cosa para la cena. Las ratas están bien sólo para … Sigue leyendo →

Read More »

Fracasar de maravilla

En el sitio en el que yo empecé a jugar al futbol sólo había una posibilidad remota de chutar de puntera y que el remate saliese del recinto, rompiese un cristal y se colase por la ventana del váter de … Sigue leyendo →

Read More »