Descartemos el revolver

El asesinato de Kennedy, una huella imborrable en la historia de Estados Unidos

Shoulder salami ribeye shankle. Jerky strip steak ham, cupim tail cow ball tip pig t-bone venison. Swine hamburger capicola, alcatra ribeye ham pancetta. Meatloaf turducken andouille jerky spare ribs filet mignon cow pork loin pastrami beef tri-tip venison burgdoggen meatball. La entrada El asesinato de Kennedy, una huella imborrable en la historia de Estados Unidos se publicó primero en De...

Read More »

Pronto para morir

A veces muere joven un amigo. Es una muerte distinta a cualquier otra porque tenéis la misma edad e historias y planes en común, y porque significa que la muerte está más cerca de lo que pensabas. En realidad, para ser franco, tú no pensabas en ella, a...

Read More »

Aplazamientos

En 1995 me fijé por primera vez en un ejemplar de Plegarias atendidas, en la librería Follas Novas de Santiago. “Me lo llevo”, pensé al verlo. Al final salí de la librería sin él. No basta con querer una cosa, además hay que dejar de querer...

Read More »

Los 150 euros de García Márquez

Las cosas ocurren de una manera, y a partir de ahí, quizá las siguientes ya solo pueden suceder de un único modo. A veces, ese modo nos parece tan especial que decimos con admiración: “Menuda casualidad”. Pero ese algo particular y asombros...

Read More »

¿Y si todo hubiera sido distinto?

Hay un curioso capítulo de la literatura nazi, por llamarla así, que abarca aquellas obras en las que se recrea un final alternativo al que tuvo la II Guerra Mundial. Me interesé por el tema leyendo Contractuales (Turner), de Richard J. Evans, un ensay...

Read More »

El último videoclub

Mari Carmen Fernández regenta el último videoclub de la ciudad. Es como tener un fantasma y estar enamorado de él, pensé al verla desde fuera, tras su mostrador. Se nota que ama su trabajo, y que el trabajo en cambio ya no siente demasiado por ella, de...

Read More »

La patria en el cajón

En la vieja casa de un poeta muerto y olvidado, a la que acudimos de visita, mi padre encontró hace años abandonada una cerradura oxidada, inservible. Cabía en la palma de la mano y pasaba de los ciento veinte años. No tenía ya nada que cerrar, si bien...

Read More »