Fiódor Dostoievski: Nuestro hombre en el subsuelo

Fue en el año 1991, y en una edición de letra apretada de la Editorial Juventud, si no me equivoco, que leí “Crimen y castigo” (1886), de un tal Fiodor Mijáilovich Dostoievski. Lo había oído mencionar, y de manera muy remota, lo relacionaban con la Criminología, no recuerdo quién ni dónde. Tenía diecinueve años, y algo cambió en mi mirada para siempre, algo parecido a lo que contaba el escritor mexicano Eloy Urroz, y que a tantos lectores también les ha pasado.

La culpa, ese sentimiento tan castrante según unos, y del que nos podemos librar según otros (sin relativizarlo ni excusarlo), me obsesionó de una manera tan profunda que me empujó hacia la Psicología, la Criminología y la Teología. Las tres carreras las dejé de manera formal, y hasta el día de hoy las sigo frecuentando con muchas lecturas: no he podido dejar de mirar nunca a ese peligroso abismo del que debemos guardarnos, como decía Nietzsche (“Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti”. "Más allá del bien y del mal"). Sigue leyendo aquí.

Publicado en la Revista de Cultura Hispanoamericana otroLunes, #61, en noviembre de 2021.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.