Toque de queda

 


Toque de queda

 

La ventana indiscreta

Nos recuerda que estamos en toque de queda

Nudo en la garganta

Ganas de llorar

De lanzarte al vacío y quebrar tu vida entera

Nadie camina ni tan siquiera un alma en pena

La ciudad está muerta

Cementerio lleno de angustias y penas

Edificios suculentos, vehículos regios

Semáforos en rojo perpetuo

Nadie cruza la calzada y los perros no muerden

La Humanidad perece en un vaso de agua

Sin música ni risas ni lloros, nada

No queda amor para abrazar las mañanas

Se fue la alegría y llegó la tristeza del alma

Como si tres jinetes del Apocalipsis nos tragaran

Trotan por esta tierra marchita

Caminan a sus anchas

El rojo trajo la guerra

Y el amarillo la muerte

Tal vez, el negro, nos deje sin pan

Si pasea por esta calle tétrica

Sentimientos apagados

Campanas que tocan a muerto

En una iglesia cristiana olvidada

El minarete de la mezquita, calla

El monasterio lama, no tiene velas

¿Quién vivirá mañana?

¿Quién guiará a la manada?

Lluvia de meteoros

Nostalgia y pena

Todo calla

Todo calla

 


@Anna Genovés

Veinticinco de octubre de 2020

 

 

Poema recitado

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.