PIERRE MICHON: VIDAS MINÚSCULAS

michon

Qué aburrimiento. Confieso que me he quedado dos veces traspuesta y lo peor es que es un gran libro. Vidas minúsculas no puede estar pensado más al milímetro y desde todas las perspectivas posibles. Hablamos del género, la estructura, el léxico, madre de Dios, que exceso de adjetivación, innecesaria a mi parecer, aunque resulte perfecta. Pero también es un libro profundamente intelectual, con referencias constantes a grandes literatos de los que se nota que ha bebido y asimilado sus obras, lo que a ratos resulta tan pedante que te saca de quicio. En resumen, el primer libro de un autor que en su fuero interno sabía que estaba llamado a ser uno de los grandes escritores franceses y que se propuso con esta obra, escrita tarde para ser la primera, dejarlo bien clarito.

En Vidas minúsculas Michon quería retratar las vidas que no se cuentan, personas olvidadas de su propia biografía, por lo que se mezcla la narración con el proceso que le ha convertido en escritor, una especie de autoficción cuando ese término ni existía. Especialmente interesante, por tanto, es la división de lo que nos quiere contar, no digo historia porque no hay tal, sino capítulos de su infancia y juventud. Cada capítulo corresponde a un personaje. No hay nada que se haya escapado a la concepción de esta obra por lo que se convierte en abrumadora, de tal modo que o la adoras o la aborreces porque no hay trama. Tampoco es un ensayo ni una biografía al uso. Al estar fragmentada, te pierdes de tal modo en sus adjetivos y atmósferas, que se necesitan croquis para saber dónde te andas. No hay nada fuera de lugar, todo es perfecto y a la vez infumable. Queridxs todxs, me veo incapaz de leer más obras de ficción de este autor ante mi incapacidad manifiesta de entender la literatura de modo tan elitista. Comprendo que no todos los lectores podrán llegar a todos los niveles del texto, lo que tampoco es deseable, pero no concibo la falta de una historia. Se me dirá que hay varias, tantas como capítulos que dedica a cada personaje, pero es que no les pasa gran cosa. Quizá si el tono no hubiera sido uniforme, como sucede en las novelas, y cada apartado fuera diferente en estilo o técnica, pero no. Para cuando Michon creó esta obra ya tenía un estilo definido. Por eso es tan grande, muy probablemente a la altura de su adorado Rimbaud, con el que tampoco di pie con bolo. En fin, creo que es la primera crítica que me hago a mí misma y aún así, leeré el ensayo Llega el rey cuando quiere. Conversaciones con Michon, en el que se recogen trece entrevistas y en las que reflexiona acerca de su escritura, sus obras más notables y su concepto de literatura que no sé si se acerca remotamente al mío.

Contadme ❤

Pd. 1 Podéis apuntaros a mis talleres de crítica literaria y autocorrección para narradores para Culturamas visitad los enlaces ❤ También podéis acudir de manera presencial a mi taller de escritura creativa inicial para Fuentetaja, Bilbao o al de crítica literaria presencial en ALEA en Bilbao también, que comienza el 26 de marzo ¡Reserva tu plaza!

Pd. 2¿Queréis leer alguno de mis libros? Poneos en contacto conmigo o a través de mi web bertadelgadomelgosa.com

Pd. 3. Podéis descargar Realidad Suficiente desde aquí, compilación gratuita de mis críticas 🙂

Leave a Reply to Anónimo Cancel Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*