Comentario de texto


 No había dos amantes como tú y yo en Valencia
Vincent A. Estellés: los amantes

Los había, y muchos. Amantes como estos
los había en Valencia y en el resto del mundo.
También yo lo recuerdo.

Es difícil decir si es tan maravilloso
ser joven, revolcarse por el suelo a diario,
y después, todo el tiempo, añorar la batalla.

La vida no es asunto ni cómodo ni cálido.
Impresonal y seca, es una combustión
que puede en ocasiones confundirse con luz.

No sé si hay algo más. Pero en caso de haberlo,
pasa por Bécquer, Larkin, Petrarca, gente así.
Y no será -de acuerdo- nada del otro mundo.

Te recuerdo, Vincençs, egocéntrico, hablando
de enfermedades, lacras, entre procacidades
y citas de Ausías March.

De hecho era un intento mental de revolcarte.
Es lo que hacen Petrarca, Bécquer, Larkin.
Y también tu poema, muy bueno si prescindo
de su último verso.

El sexo es nuestra vida. Suerte tenemos todos
de desearlo, de hacerlo, también de recordarlo,
lamentar que lo hicieramos, o lamentar perderlo
El sexo y la palabra. La soledad del mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.