Aquí



Algo curioso. El espacio, digo. La forma en la que lo ocupamos o nos ocupa. La manera de dejarnos la memoria hecha hebras en una calle o en una esquina. Por eso sigo aquí, atento a las voces ya apagadas del teatro cercano, al traqueteo tenso de las carretas, al bullicio del puerto y al rumor del Caístro, con Atenea a mis espaldas, velando entre ficciones el sueño de otro muerto. Pero eso fue hace mucho. Para ti, con tus prisas y tus sandalias Ipanema, el espacio que me ocupa no es más que otro maldito escalón resbaladizo. Pero desde aquí la vi pasar cada tarde camino del templo de Diana. Aquí espero.

BVT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*