Testigo

cuando la soledad y la rutina
Hilario Barrero

lo fugitivo permanece y dura
Lope de Vega

son jóvenes bostezan y quizás 
hayan dormido poco tal vez nada 
acaso un par de horas y en la mesa
apuntes subrayados luz de flexo 
libros amontonados y una taza
vacía de café que sirve ahora
como un improvisado cenicero

son jóvenes y guardan en el pecho
la brasa de la culpa porque ayer
fue viernes y olvidaron apagar
el móvil que vibraba en el bolsillo
y cómo decir no cuando el diablo
es carne que se ofrece disfrazada
de curvas en la voz de la serpiente

son jóvenes y tienen todavía
como la tuve yo y el tiempo pasa
la vida por delante y tienen sueño
y sueños de alcanzar pronto el testigo
confiados en que el verbo puede aún
hacerse todo un dios en la palabra
que aplaza la victoria de la muerte

quizás llegue un momento en que también
ante un grupo de alumnos que bostezan
añoren la esperanza que mantiene
los párpados abiertos por un sueño
y envidien lo que son los que algún día
ocupen su lugar en el misterio
que guía esta carrera de relevos

--MMM--

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*