El río



A veces es frío otras viento
O el vacío que queda tras las noches
De aguardar sentada en el muelle
Mirando al cielo
Un tren que nunca llega

Sólo quiero poder ser digna un día
De una palabra suya
Que me dé paz
Que baste para olvidarle

Y no sentir el puño en la boca
Del estómago
Y la pena húmeda
Inabarcable
Como la luz aciaga de esta tarde
Que pudo ser amor también
Y que no es más
A estas alturas
Que un río desbordado y manso
En los ojos insomnes de un pez muerto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*